Lanús acertó en el final ante Racing y ganó la Bicentenario

En última bola, Brian Montenegro selló el gol que le dio el triunfo a su equipo. Alegría granate en el Cilindro de Avellaneda.
Domingo 14 de agosto de 2016
Lanús derrotó a Racing por 1-0 en el Cilindro de Avellaneda con ambas parcialidades y se llevó la Copa del Bicentenario en un partido friccionado que se resolvió en la última acción del partido.

Corrían dos minutos de tiempo adicional cuando Miguel Almirón, aprovechando su gran velocidad, desbordó por izquierda y sacó un centro que conectó el debutante Brian Montenegro para darle el triunfo a su equipo.

A lo largo del encuentro, Racing había sido un poco más pero no fue contundente y pagó caro un par de oportunidades desperdiciadas, sobre todo una de Gustavo Bou cuando promediaba la segunda mitad.

Muy poco se vio en los primeros 45 minutos. Racing salió a presionar bien arriba y obligó a Lanús a concentrar mucha gente en defensa en la primera media hora.

Pero el conjunto académico abusó de los centros aéreos y careció de sorpresa. De todos modos, generó dos situaciones claras de gol en ese primer segmento.

A los 5 Oscar Romero recibió de Marcos Acuña y sacó una volea que impactó en el palo izquierdo del arco defendido por Matías Ibáñez. Y a los 11 un cabezazo de Acuña obligó al arquero granate a sacar el balón por encima del travesaño.

Con el correr de los minutos, Lanús fue saliendo de ese asedio y empezó a arrimarse de contragolpe. A los 30 avisó José Sand cuyo remate se fue apenas desviado.

Cuatro minutos más tarde hubo un tiro libre de Nicolás Pasquini que también se fue cerca y no mucho más en un primer tiempo friccionado y mal jugado.

Mejoró Lanús en la parte final y generó un par de situaciones, como una de Nicolás Aguirre que Nelson Ibáñez sacó exigido al córner.

Racing, en tanto, siguió insistiendo con centros aéreos que no llegaban a destino. Recién pasados los 15 minutos, cuando ingresó Diego González, recuperó el equilibrió y volvió a acercarse a la valla rival. Y fue la "Academia" la que estuvo más cerca de la victoria. Primero con un cabezazo de Lisandro López que atajó Ibáñez y luego con una contra letal que terminó con un centro de "Licha" López a Bou, quien desde inmejorable posición elevó su remate y dejó pasar la mejor chance del partido para su equipo.

Todo parecía indicar que el partido se encaminaba a la definición por penales, pero ya en tiempo de descuento, Almirón escapó por izquierda, dejó a dos hombres en el camino y sacó un centro que conectó Montenegro para darle un nuevo trofeo a la institución granate.