Muerte de Rocío Artigas: un detenido

Se trata del dueño de la vivienda en la que estuvo la menor de 15 años por última vez y las sospechas apuntan a que el hombre le suministró drogas a la chica.
Miércoles 17 de agosto de 2016
Un hombre fue detenido en torno a la muerte de Rocío Artigas, la adolescente de 15 años que murió presuntamente tras ingerir sustancias tóxicas un boliche del barrio porteño de Villa del Parque.

El detenido es el dueño de la vivienda en la que estuvo la menor por última vez y las sospechas apuntan a que el hombre le suministró drogas a la chica.

La detención fue informada por el padre de la adolescente, Diego Artigas, quien aseguró que el sospechoso, conocido como Walter, es hijo de un policía retirado y es sindicado como vecinos como proveedor de drogas.

Antes de que su cuerpo fuera abandonado en Griveo y Terrada, las sospechas apuntan a que la chica había participado en un encuentro privado entre varias personas, donde se consumió alcohol y drogas.

Artigas, en declaraciones al diario La Nación, advirtió que el detenido "va a tener que decir qué pasó ese día".

"Es muy probable que Rocío comenzó a hacer convulsiones al mediodía en el domicilio de Walter, y ninguna de las personas que estaban allí llamó al SAME. Al final terminaron sacando el cuerpo de mi hija a la calle, donde la dejaron tirada", añadió.

Rocío había ido a bailar junto con su hermana María Belén y un grupo de amigas al boliche "Loop" el viernes de la semana pasada, pero pocas horas después fue encontrada muerta, en Villa Pueyrredón, en plena vía pública y en circunstancias dudosas.

Según denuncia la familia, la menor murió como consecuencia de una sobredosis de drogas, derivada de un presunto consumo de la droga sintética conocida como "cristal".

Su cuerpo fue encontrado en la mañana del 6 de agosto último por una vecina que llamó a las autoridades.

Por el hecho, el viernes pasado por la noche un grupo de familiares y vecinos de la adolescente realizaron una manifestación frente al boliche "Loop" en el que atacaron las instalaciones a pedradas.

Los familiares de la chica acusan al dueño del lugar de suministrar drogas a los adolescentes.