Murió el periodista Rogelio García Lupo

Fue pionero del periodismo de investigación. Y por sus trabajos fue prohibido y encarcelado.
Sábado 20 de agosto de 2016
El periodista y escritor Rogelio Carlos García Lupo murió a los 84 años en la Clínica de la Trinidad donde permanecía internado, confirmaron esta mañana sus familiares.

Durante más de 60 años, "Pajarito", como lo apodaban, escribió en decenas de publicaciones de la Argentina y el extranjero, incluyendo la fundación de la agencia cubana de noticias Prensa Latina (Prela) y en numerosos proyectos editoriales, entre ellos Eudeba.

Dejó media docena de libros con sus artículos publicados en diarios y revistas, escritos que le dieron fama de sabueso metódico por el uso de datos precisos y fuentes diversas que mostraron aspecto ocultos pero decisivos de la realidad.

Entre ellos figuran "La rebelión de los generales" (1962), "Contra la ocupación extranjera" (1968) y "Mercenarios y Monopolios en la Argentina -de Onganía a Lanusse" (1971), "Diplomacia secreta y rendición incondicional" (1983) y "El Paraguay de Stroessner" (1989).

Se retiró como colaborador del diario Clarín, pero hasta hace pocos años seguía editando libros para una editorial española, además de publicar sus sus últimas obras "Últimas Noticias de Perón y su tiempo" (2006) y "Últimas noticias de Fidel y el Che" (2007).

García Lupo fue una de las plumas de Prensa Latina en la década del 1960, a la que ayudó a fundar en La Habana tras la revolución de 1959 liderada por Fidel Castro.

Investigó junto al periodista y escritor Rodolfo Walsh, desaparecido en dictadura, y participó de la creación del periódico de la Confederación General del Trabajo (CGT), una emblemática publicación de la década de 1970, entre otros hitos.

Trabajó desde 1990 y hasta 2007 en el diario Clarín y fue corresponsal de diarios como El Nacional de Caracas y Tiempo de Madrid.

En 2007 recibió en Monterrey, México, el Premio Nuevo Periodismo Cemex+FNPI, Homenaje.
LAA/NT
http://www.facebook.com/AgenciaNA
http://twitter.com/NAagencia