Le regalaron un Mini Cooper para sus 15 años, chocó y mató

La víctima es un motociclista de 22 años. Por ser menor de edad, la chica quedó libre, a pesar de que el auto no tenía seguro, ni cédula verde, mientras que se negó a someterse al control de alcoholemia.
Lunes 22 de agosto de 2016
Una adolescente de 15 años embistió y mató a un joven motociclista con el automóvil Mini Cooper que le regalaron para su cumpleaños en la ciudad de Posadas, en Misiones.

Por ser menor de edad, la chica quedó libre, a pesar de que el auto no tenía seguro, ni cédula verde, mientras que se negó a someterse al control de alcoholemia.

El siniestro ocurrió este domingo por la madrugada sobre la avenida Quaranta, en la intersección con Santa Catalina, cuando el Mini Cooper conducido por la adolescente embistió la moto Gilera de 110 centímetros cúbicos en la que se movilizaba Juan Francisco González, de 22 años, quien murió en el acto, según informaron medios locales.

Según se supo, testigos afirmaron que el auto violó la luz roja de un semáforo, aunque esa circunstancia todavía no se había comprobado.

Al llegar la Policía al lugar, la adolescente llamó a sus familiares y se negó a realizarse el test de alcoholemia.

En el caso intervino el Correccional y de Menores César Raúl Jiménez que dispuso que la chica sea entregada a sus padres, ya que es menor de edad.

El juez dispuso que la chica y sus padres se presenten a declarar, pero, según se supo, en la mañana de este lunes no se habían presentado a la primera cita.

La adolescente involucrada en el accidente es hija del dueño de una agencia de autos y según el testimonio de vecinos, aprendió a conducir vehículos a partir de los once años.

En el país, la licencia de conducir se puede obtener a partir de los 17 años de edad para conducción de autos y de 16 para ciclomotores.

"No comprendo cómo le dan un auto a una menor que inconscientemente sale y pasa lo que pasó. Mi sobrino era el sostén de una familia", expresó Carlos, tío del joven fallecido en el siniestro, en declaraciones al diario Primera Edición.

El muchacho era padre de una nena de dos años, se desempeñaba como mecánico y poco antes del accidente había salido de su trabajo.