De la Torre sólo llevó a dos intendentes a su asunción

El ministro de Producción no pudo cumplir su promesa de colmar de intendentes peronistas su asunción. Sólo Granados y Passaglia, que llevan tiempo coqueteando, se acercaron a Gobierno.
Lunes 22 de agosto de 2016
Joaquín De la Torre, flamante ministro de Producción bonaerense, asumió en la soledad, ante dos intendentes peronistas y dos de Cambiemos.

De la Torre llega al Gobierno con una misión que trasciende la gestión: desde su cargo espera recorrer la Provincia y garantizarle al Gobierno una “pata peronista” que le permita pasar sin sobresaltos la elección de medio término.

Para ello, se impuso una meta alta: mostrar su poder de convocatoria desde el día mismo de su asunción, para lo cual convocó a alcaldes massistas y del Grupo Esmeralda, que brillaron por su ausencia.

Apenas Alejandro Granados, de Ezeiza, e Ismael Passaglia, de San Nicolás, dieron el presente. Se trata, en rigor, de dos intendentes que llevan tiempo coqueteando con Cambiemos y parecen definitivamente alejados de las aguas del PJ y del FpV.

A decir verdad, tampoco Cambiemos colmó las sillas disponibles en el Salón Dorado. Se dejaron ver en La Plata Ramiro Tagliaferro, intendente de Morón; Daniel Cappelletti, de Brandsen, y no mucho más. La primera línea del PRO, como Jorge Macri, Néstor Grindetti, Julio Garro o Diego Valenzuela no se presentó.

Hubo, como contrapartida, varios “ex” dando vuelta. Alfredo Meckievi, exintendente de Dolores; Federico Scarabino, exintendente de Quilmes; Carlos Brown, exintendente de General San Martín; Jesús Cariglino, exintendente de Malvinas Argentinas; fueron algunos de los que dieron el presente.

Se dejaron ver, además, los diputados Giacobbe y Mónica López., emparentados con ese sector del peronismo. Todos ellos revolotean en el cielo de Cambiemos desde hace varios meses, con lo cual tampoco allí hubo novedad.