Bonadio seguirá en la causa que está procesada Cristina

La Cámara de Casación rechazó la recusación al juez en la causa "dólar futuro", que investiga la pérdidas generadas al Estado por la venta a futuro de la moneda estadounidense.
Viernes 26 de agosto de 2016

La Cámara Federal de Casación Penal confirmó al juez federal Claudio Bonadio al frente de la causa en la que se investigan presuntas irregularidades en operaciones de dólar futuro en la que se encuentra procesada la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La Sala I del máximo tribunal penal declaró "inadmisible" la recusación que la ex mandataria había presentado contra Bonadio por "enemistad manifiesta" porque, según había expresado su abogado Carlo Beraldi, era “clara y evidente la forma arbitraria en que se ha manejado el magistrado en relación a la ex presidenta”.

La decisión ratificar a Bonadio al frente de la pesquisa fue tomada por los jueces Mariano Borinsky y Gustavo Hornos y no lleva la presidenta de la Sala I, Ana María Figueroa, quien se encuentra de licencia.

"La defensa no ha logrado demostrar fundadamente que en el caso se encuentre comprometida una cuestión de índole federal como para habilitar la intervención de este tribunal", sostuvieron Borinsky y Hornos, entre algunos de sus argumentos.

La ex presidenta fue procesada "por administración infiel en perjuicio de la administración pública", en el marco de la causa que investiga presuntas irregularidades en la venta de dólar futuro en el final de su segundo mandato.

El magistrado también procesó al ex ministro de Economía Axel Kicillof, al ex presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli; y a otros doce imputados.

Los funcionarios fueron acusados de haber decidido realizar operaciones de compra venta de dólar futuro a un valor inferior al establecido por el mercado, hecho habría generado una perjuicio en las arcas del Estado.

Según Bonadio, la maniobra se llevó a cabo por decisión de la ex presidenta con el objetivo de perjudicar la gestión del presidente que fuera a su suceder la que sería, en los hechos, quien debería hacerse cargo de la cancelación de los contratos de dólar futuro