Industria automotriz: menos turnos, suspensiones y retiros

Se profundizan los problemas en las terminales locales al no vislumbrarse un repunte en el país vecino, principal comprador de autos y autopartes argentinas.
Lunes 29 de agosto de 2016
Las automotrices buscan alternativas para evitar despidos masivos ante el impacto que tiene en la industria local la crisis en Brasil, que además no muestra signos de recuperación inmediata. Paradas técnicas, suspensiones, y retiros voluntarios ampliados son algunas de las opciones que encontraron hasta ahora. En los gremios estiman que los operarios afectados superan los 4000.

Entre las últimas aplicadas, Renault eliminará un turno de producción en la planta cordobesa de Santa Isabel a partir de octubre, luego de una caída de 70% en sus exportaciones, de las cuales el 85% están destinadas a Brasil. Fuentes de la compañía indicaron que ‘los pedidos de Brasil no aparecen y se hace imprescindible reorganizar la producción".

Pero a la vez, reducir la planta de empleados no sería lo buscado dado que en Córdoba, Renault fabrica los modelos Clio -uno de los que se discontinuará pronto-, Kangoo y Fluence y proyecta nuevas producciones. Por caso, a partir de octubre comenzará a fabricar los modelos Sandero, Sandero Stepway y Logan (un plan que incluyó una inversión de u$s 100 millones), que hasta ahora se producen en Brasil. Además, a partir del año que viene se suma la producción de tres pickups, para Nissan, Renault y Mercedes Benz.

Con la situación actual, Renault no contrataría nuevos empleados sino que se quedaría con poco más de los mil que posee.

El resto de las automotrices atraviesa problemas similares. Fiat seguiría con suspensiones de tres días por semana en promedio hasta fin de año. Según trascendió desde el gremio de Smata en Córdoba, la planta de Fiat ubicada en la localidad de Ferreyra de esa provincia trabajará solamente siete días en septiembre. Los operarios afectados por las medidas perciben el 75% de sus salarios.

Volkswagen continúa con las paradas de los lunes y viernes de la planta MQ200 que produce cajas de velocidad destinada a Brasil.

Alrededor de las automotrices hay además toda una industria de proveedores, principalmente autopartistas, que también encuentra su actividad resentida, sobre todo en provincias como Córdoba.

Omar Sereno, el ministro de Trabajo de esa provincia admitió que ‘hay dificultades y una coyuntura muy compleja" para el sector automotriz pero también "proyectos en el mediano plazo sumamente halagüeños".

La mira del sector está puesta casi exclusivamente en la recuperación brasileña. El mercado automotor en ese país se achicó a la mitad y todas las consultoras económicas volvieron a postergar las estimaciones de su recuperación.