Un escándalo sexual sacude la campaña de Hillary Clinton

Su amiga y colaboradora más cercana anunció que se separaba luego de que un diario reveló que su marido enviaba fotografías y mensajes eróticos a otra mujer.
Martes 30 de agosto de 2016
Huma Abedin, la inseparable asistente de la candidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, no ha aguantado más y ha decidido separarse de su marido, el excongresista Anthony Weiner. La publicación por parte del sensacionalista «New York Post» de una nueva serie de mensajes sexuales con una mujer, que desvelaban una nueva relación extramatrimonial, llevó ayer a Abedin a anunciar la ruptura, en un escueto comunicado. El desenlace del matrimonio viene precedido de unos últimos años de tortuosa relación, que se había visto sobresaltada continuamente por repetidos escándalos sexuales a cargo de Weiner.

«Después de una larga y dolorosa consideración, he tomado la decisión de separarme de mi marido», rezaba la nota la mano derecha de Hillary Clinton. Que añadía: «Anthony y yo queremos seguir dedicados a lo que es mejor para nuestros hijos, que es la luz de nuestra vida. Pido respeto para nuestra privacidad».

Abedin está muy presente también en los medios los últimos meses por ser una de las implicadas en el llamado escándalo de los e-mails, que afecta a Clinton, por ahora al frente de las encuestas para la elección presidencial, pero en el ojo del huracán desde que se diera a conocer que usó un servidor privado durante su etapa de secretaria de Estado. Periodo en el que Huma Abedin fue su jefa de Gabinete.

La agitada etapa que culmina ahora con la separación matrimonial arrancó en 2011, cuando su marido, el congresista por el estado de Nueva York Anthony Weiner, tuiteó por error una imagen suya de contenido sexual que pretendía enviar a una mujer con la que practicaba «sexting». Así se conoce al envío de mensajes de contenido sexual, una afición que ha exhibido Weiner desde entonces, cuando se vio obligado a presentar su renuncia.

No tardó el candidato republicano, Donald Trump, en intentar sacar partido del nuevo escándalo. En su cuenta de Twitter, además de felicitar a Huma Abedin por su decisión, «muy inteligente» según el magnate, aprovechó para arremeter contra su rival demócrata, Hillary Clinton, a quen acusó de «poner en peligro la seguridad del Estado, al permitir a Weiner tanta proximidad al material clasificado». Para Trump, es una forma «descuidada y negligente» de actuar.