"Vinimos a China a convocar a inversores, no a vender el país"

El presidente Mauricio Macri intentó llevar tranquilidad a los empresarios locales. Aseguró que el objetivo oficial es “dejar atrás la etapa de aislamiento” de la Argentina.
Martes 6 de septiembre de 2016
El presidente Mauricio Macri continúa con su cargada agenda en la cumbre del G-20 donde mantuvo varias reuniones bilaterales con los mandatarios más importantes del mundo.

El líder de Cambiemos brindó una entrevista al diario La Nación donde se mostró sumamente optimista respecto de la Argentina, marcó distancias con lo que calificó como algunos "oportunistas" de la política local y lanzó un claro mensaje contra el proteccionismo y las prevenciones de un sector del empresariado, inquieto por la apertura a las inversiones chinas: "Vinimos a China a convocar a inversores, no a vender el país. Ésa es una gran diferencia y espero que la entiendan", dijo.

Macri también tuvo un gesto conciliador hacia la CGT, al sostener: "Necesitamos que todos se unifiquen. No creemos en la fragmentación del sindicalismo". Y deslizó una velada advertencia a la Justicia: "Tenemos que mejorar la calidad de la seguridad jurídica en la Argentina", afirmó.

Durante toda la entrevista estuvo rodeado por la comitiva que lo acompañó a esta ciudad. El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, incluso intervino en algún momento cuando se habló de la inflación. Aclaró que "dejó de ser un tema de discusión", aunque sigue siendo una preocupación del Gobierno. A su lado estaban la canciller, Susana Malcorra; el vocero Iván Pavlovsky y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio.

“Queremos construir relaciones con todos los países y dejar esa etapa de aislamiento. Eso fue muy bien recibido acá”, aseguró.