Argentina jugó mal y se trajo un empate de Venezuela

Tras ir perdiendo por dos a cero, el equipo de Bauza logró remontar el resultado de la mano de Pratto y Otamendi. Se sintió la ausencia de Lio Messi.
Miércoles 7 de septiembre de 2016
Con corazón para revertir un resultado adverso ante un rival que lo estaba superando, Argentina mostró amor propio para empatarle 2 a 2 a Venezuela en el estadio Metropolitano de Mérida, por la octava fecha de las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018.

Juan Pablo Añor, a los 34 minutos del primer tiempo, abrió el marcador para el local con un muy buen remate que se clavó en el ángulo derecho del arquero Sergio Romero. A los 7 minutos del complemento, Josef Martínez amplió la cuenta después de una gran jugada de Salomón Rondón.

Sin embargo, Argentina llegó a la igualdad con tantos de Lucas Pratto y Nicolás Otamendi, a los 12 y 37 de esa etapa.

El equipo de Edgardo Bauza no jugó un buen partido y por momentos fue superado en el aspecto futbolístico por el adversario, aunque tuvo amor propio para ir en busca de la igualdad.

Con este resultado, Argentina dejó la cima de la tabla de posiciones de las Eliminatorias, pero todavía se encuentra en una buena posición para acceder al Mundial.

En la primera etapa, el juego se hizo bastante disputado en la mitad de la cancha, sin un predominio claro hasta el minutos 30.

Argentina mostró chispazos del talento de Ever Banega para conducir al equipo, pero le faltó otro intérprete que lo acompañara debido a que Erik Lamela estuvo demasiado recostado sobre la derecha y nunca se asoció.

Del otro lado, Ángel Di María se asoció dos veces con el propio Banega, que derivaron en dos centros de "Fideo" que no pudieron ser definidos por un Lucas Pratto que inquietaba en el juego aéreo.

Venezuela de a poco empezó a crecer a partir de la buena labor de Tomás Rincón, que se hizo patrón del mediocampo para recuperar la pelota y distribuirla con criterio.

De esta manera, empezó a verse un juego rápido y preciso, que desembocaba en pelotazos largos para Salomón Rondón, que apareció con facilidad a espaldas de Marcos Rojo.

Precisamente, por esa zona se supieron proyectar con criterio Alexander González y Añor y le hicieron el 2-1 al defensor surgido de las Inferiores de Estudiantes.

En una de esas jugadas, Rondón se sacó dos hombres de encima y luego de un rebote, la pelota le cayó a Añor para que ingresando como "ocho" clavara un zurdazo imposible de atajar para Romero.

Con el tanto consumado, Venezuela aprovechó el envión anímico y colocó mucha gente en ataque y puso en aprietos a la defensa argentina.

Incluso, de no haber sido por un muy buen cierre de Pablo Zabaleta, Josef Martínez pudo haber ampliado el marcador después de un centro de González.

En el complemento, con Argentina ya volcado en ataque, Venzuela no perdonó en el primer contragolpe que tuvo. Luego de recibir un pase largo, Rondón se sacó dos hombres de encima con su potencia y habilitó a Martínez para que éste, amague mediante, desacomodara a "Chiquito" Romero para poner el 2-0.

Vital para recuperar la confianza, tan sólo cinco minutos después Argentina pudo descontar en una de las pocas apariciones de Erik Lamela.

El exRiver le puso un pase filtrado a Pratto, que mostró falencias para controlar la pelota, pero se las rebuscó para darle un "puntazo" que terminara en el fondo del arco.

Argentina amagó con reaccionar en el aspecto futbolístico, a partir de algunas buenas apariciones de Banega, pero éste fue desapareciendo y todo se hizo desprolijo.

Necesitado de un tanto más, Bauza colocó a Ángel Correa por Lamela y a Lucas Alario por Biglia para tener más presencia en ofensiva.

Si bien estaba parado en el campo venezolano, Argentina amontonaba gente en ataque y no era prolijo, al punto tal que su principal arma un Di María que jugaba para sí mismo.

Cuando ya estaba Nicolás Gaitán en cancha por Rojo, un córner por lo bajo de "Fideo" terminó encontrando a un Otamendi que le ganó el anticipo a Velázquez y la empujó al gol.

En los últimos minutos, pudo haber pasado de todo: desde un gol de Venezuela cuando Romero dio un mal rebote y el palo lo salvó después de un tiro de Villanueva, hasta el tanto de la victoria de Di María después de una buena corrida que terminó en tapada de Hernández.