Denuncian a López por "uso indebido de bienes del Estado"

El ex secretario de Obras Públicas está acusado por contratación de seguridad para su casa -pagada por empresa pública- y de pasantes de universidades en número menor al que indicaban registros.
Jueves 8 de septiembre de 2016
El ex secretario de Obras Públicas José López sumó nuevas imputaciones en su contra, ahora por el uso de autos de origen supuestamente irregular y de choferes para servicios particulares.

Además, fue acusado por la contratación de seguridad para su casa -pagada por una empresa pública- y de pasantes de universidades en número menor al que indicaban los registros, para quedarse con la diferencia de dinero de salarios.

El fiscal federal Federico Delgado formuló esta mañana las nuevas denuncias, que son en rigor desprendimientos de la investigación central, en la que López está procesado y detenido tras haber sido sorprendido con casi nueve millones de dólares que intentó ocultar en un monasterio bonaerense.

Respecto al procesamiento de López por supuesto enriquecimiento ilícito, el fiscal expresó hoy su deseo de que López "vaya muy rápido a juicio oral" dado que "fue agarrado con las manos en la masa" y "el propio imputado ni discute la acusación".

"El temor más grande que tengo es que pase lo que a veces pasa en Argentina: que en la segunda instancia del proceso las causas tardan cinco o seis años para el juicio oral sin ningún tipo de motivo aparente", confió.

Delgado consideró que el intento de esconder 9 millones de dólares en el monasterio de General Rodríguez "es un caso esclarecido porque el propio López ha reconocido que ese dinero lo tenia él y que venía de un lugar que no era su trabajo".

"O sea que el juicio oral debería ser rápido, muy rápido", agregó en declaraciones a radio Colonia.
En la nueva causa contra López, ya declararon seis choferes que trabajaban en la Secretaría de Obras Públicas quienes narraron que "todos los vehículos que utilizaron eran propiedad de distintas concesionarias viales (como ser Ecodyma, Benito Roggio, Concesionario Vial 1, Concesionario Vial 3, entre otros)".

Sin embargo, el Organismo de Control de Concesiones Viales (OCCOVI) informó que "no se ha tomado conocimiento de la existencia de convenio y/o resolución alguno mediante la cual las empresas de construcción vial le asignaban automóviles a la Secretaría de Obras Públicas de la Nación, mientras López estuvo a cargo de la misma".

Los choferes describieron, además, "que estaban a disposición de los familiares de López para trasladarlos hacia donde les indicaran", incluso para "asuntos personales y cuestiones familiares del funcionario" como por ejemplo sacar a pasear a su padre.

La denuncia añade que en la secretaría se contrataban "pasantes" de universidades como la UBA, San Martín y Tres de Febrero, "pero la corrupción estaba, por ejemplo, en que se firmaban pasantías por 20 alumnos, cuando en realidad sólo ingresaban a trabajar 10. El dinero de las otras 10 vacantes se lo distribuían entre los funcionarios y las universidades", explicó un testigo.

Otro empleado de la Secretaría relató que López contaba con custodios en su domicilio particular "que si bien eran de una empresa de seguridad privada, eran contratados por Aysa".

Un tercer testigo precisó: "Sé que se los consiguió alguien ligado al sindicato de Obras Sanitarias, José Luís Lingeri".