Murieron dos niños en Salta por falta de alimentación

El gobierno provincial dice que fue “deshidratación”, pero desde la oposición denuncian “desnutrición”.
Jueves 8 de septiembre de 2016
La pobreza en la que viven miles de aborígenes en el norte salteño, se cobró otra vez dos vidas de niños como consecuencia de la desnutrición, aunque oficialmente se informó que José Santiago, un nene wichi de 1 año y seis meses, y Andrea Ruht Gómez, de sangre toba, de tan solo seis meses de vida, habían muerto por “deshidratación severa”.

Las dos muertes ocurrieron en el área del municipio de Santa Victoria Este, en el norte salteño, cerca de una de las márgenes del Río Pilcomayo, próxima al punto tripartito que une Argentina, Bolivia y Paraguay, en los parajes Vertiente Chica, donde vivía José, y en Monte Carmelo, donde vivía Andrea, distantes 30 y 20 kilómetros del hospital más cercano que está en Santa Victoria Este, a donde fueron llevados por su padres, ya con el tiempo que les jugaba en contra.

“Deshidratación severa” fue el diagnóstico dado a conocer por el doctor Ramiro Soraire, director del Hospital de Santa Victoria Este. El médico, sin cargar el peso político sobre sus espaldas, no mencionó la palabra desnutrición, pero admitió que José “tenía bajo peso para su edad” Eso sí: aseguró que los dos nenes “estaban bajo control médico”.

Como si faltara algo, se suma a la polémica, el hecho que, José y Andrea, fallecieron el 9 y el 16 de agosto. Es decir, sus muertes lograron estar ocultas casi un mes.

El doctor Soraire, aseguró que el nene “murió el 9 de agosto”, y explicó que “había ingresado el día anterior y esa misma tarde del día 9, se lo trasladó hacia el Hospital Juan Domingo Perón, de Tartagal, muriendo en el camino”. Soraire, aseguró que “el niño –por José- tenía bajo peso para su edad, pero falleció como consecuencia de un cuadro de diarrea grave”.

Para el caso de Ruth, según el médico, “ella fue traída al hospital por sus familiares y presentaba un cuadro severo de deshidratación y se evaluó el inmediato traslado a Tartagal, donde falleció al día siguiente. Es decir, el 16 de agosto”.

La difusión de las muertes tuvo una fuerte repercusión política provincial, con críticas de la oposición.

Ahora, los ministros de Salud Pública, Oscar Villa Nougues, y el titular de la cartera de Primera Infancia, Carlos Abeleira, deberán comparecer ante la Cámara de Diputados, para dar explicaciones sobre estas dos muertes.

Pero el ministro Nougues ya abrió el paraguas para defenderse: “Vamos a deslindar responsabilidades”, y la parte más delgada del hilo ya la tiene el doctor Ramiro Soraire, director del Hospital Santa Victoria Este.

Ayer, el día después de conocida la noticia, se alzaron voces como la del presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Santiago Godoy (hombre fuerte del Partido Justicialista salteño), admitió que el ministro de Salud debe dar un paso al costado, al asegurar que “a (Oscar) Villa Nougues le llegó la hora”.