Macri busca bajarle el tono a interna entre Hacienda y el Central

El presidente minimizó las diferencias públicas entre el ministro Alfonso Prat-Gay y Federico Sturzenegger, al sostener que "es sano que haya diferencias" y que ambos "son personas valiosas" e "inteligentes".
Jueves 8 de septiembre de 2016
El presidente Mauricio Macri minimizó las diferencias públicas entre el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, al sostener que "es sano que haya diferencias" y que ambos "son personas valiosas" e "inteligentes".

"Hay un gran manejo fiscal y financiero de Prat Gay y un gran manejo monetario del presidente del Banco Central", señaló el mandatario al inaugurar un centro de transferencia de cargas en el barrio porteño de Villa Soldati.

Consultado sobre las discrepancias entre ambos funcionarios, integrantes del equipo económico, Macri respondió: "No, para nada, están bien los dos, es sano que haya matices en las opiniones".

"Son dos personas valiosas, inteligentes y capaces; bajamos la inflación como les prometí que en el segundo semestre iba a bajar", completó el mandatario sobre los funcionarios, quienes mostraron diferencias sobre el alza de precios y alentaron versiones sobre fuertes desaveniencias en el equipo económico.

Prat-Gay y Sturzenegger habían discrepado en torno de las políticas en la lucha contra la inflación debido a que mientras el primero dijo estar "tranquilo" porque el alza de precios "ya no es un tema", el titular del BCRA advirtió que su desaceleración "no provee los elementos suficientes para concluir que sea conveniente relajar la política monetaria".

El ministro de Hacienda había planteado además que la inflación dejó de ser "un tema" de preocupación y justificó su apreciación al explicar que observa que el tema "evidentemente salió de la discusión".

Luego del acto, en un breve aparte con periodistas, Macri sentenció tras participar del G-20 en China que "el mundo entero siente que Argentina es uno de los países que más va a crecer en los próximos años, y por eso quiere participar", en alusión al supuesto interés en invertir en el país.
"Todos me dijeron 'Queremos trabajar con los argentinos', así que ahora depende de nosotros y de que entendamos que no va más el atajo, la viveza criolla mal entendida, perjudicando al conjunto de la sociedad", afirmó el mandatario.

Por otra parte, elogió el centro de transferencia, al sostener que es "de nivel mundial" y permitirá que haya "mejoras en el tránsito, menos accidentes y menos contaminación", además de "generar 300 puestos de trabajo nuevos".

La inauguración, anunciada para las 9, fue pospuesta para las 11.30, para finalmente establecerse el horario de las 14.15, por lo que Macri pidió "disculpas" al aducir estar "todavía mareado por el jet-lag" del regreso al país.

Macri estuvo acompañado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y el titular de la Federación Argentina de Entidades Empresarias de Autotransporte de Cargas (Fadeeac), Daniel Indart.