VIVO - SESIÓN: H. Cámara de Diputados de la Nación

Rosario: multitud volvió a marchar contra la inseguridad

Miles de rosarinos marcharon desde los Tribunales provinciales hasta la sede de Gobernación local, en reclamo por el avance del delito y el aumento de la violencia urbana que sufre la Ciudad.
Viernes 9 de septiembre de 2016
Miles de rosarinos volvieron a marchar bajo la consigna "Rosario sangra", desde los Tribunales provinciales hasta la sede de Gobernación local, en reclamo por el avance del delito y el aumento de la violencia urbana que sufre la Ciudad.

Al igual que el pasado 25 de agosto, cuando desde las redes sociales se organizó un primer encuentro para exigir medidas concretas contra la inseguridad, más de 15 mil rosarinos marcharon portando pancartas con consignas como "Queremos vivir en paz", "Queremos caminar tranquilos" y "No queremos que nos sigan matando".

La muchedumbre comenzó a marchar a las 19.30 por avenida Pellegrini con una nutrida cabecera en la que se ubicaron familiares de víctimas, quienes levantaron carteles con los rostros y sus nombres.

La columna principal giró por calle Moreno y perfiló su marcha hacia plaza San Martín, seguida por una hilera que se engrosó con otros cientos de vecinos.

Los aplausos y los gritos de "justicia" y "seguridad" acompañaron toda la caminata, al igual que las palmas de quienes se asomaron a los balcones para también participar del reclamo.

Pasadas las 21, los familiares de las víctimas se instalaron en las escalinatas de la sede de Gobernación y a gritos reclamaron un "urgente plan de seguridad" para terminar con "la costumbre de matar".

En la ciudad de Santa Fe también se realizó una marcha con las mismas consignas, aunque con menos asistentes: 400 personas se juntaron en la Plaza 25 de Mayo.

La primera convocatoria de Rosario logró parte del efecto buscado, debido a que los días siguientes los gobiernos municipal, provincial y nacional activaron reuniones para satisfacer la demanda social y consensuar políticas con el fin de contrarrestar la ola de violencia.

Esta segunda marcha se desarrolló en medio de las tensas negociaciones entre el gobernador Miguel Lifschitz y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, para concretar un nuevo desembarco de las fuerzas federales en gran parte del territorio santafesino.

El poder Ejecutivo nacional pretende tener acceso a las tareas de control en la policía santafesina como requisito básico para concretar un plan conjunto contra la criminalidad, para que las tareas de los gendarmes no queden ceñidas al patrullaje de las calles, sino a una intervención directa en la investigación de los delitos.

En tanto, el gobierno de Santa Fe se niega a entregar el mando de la policía, discrepancia que mantiene en suspenso un acuerdo que a principio de semana parecía cerrado. "Vamos a trabajar en un comando unificado. El acuerdo se va a firmar", afirmó Lifschitz en las últimas horas.

El clamor por más seguridad se disparó en las últimas semanas tras los crímenes de Fabricio Zulatto, encontrado muerto a balazos en un pozo ciego de una vivienda de zona norte; el de Nahuel Ciarroca, que fue baleado para robarle su celular en Dorrego al 2700, y el de Héctor Villarruel, asesinado en una entradera en Avellaneda al 1900.

En lo que va del año, la Ciudad registra 138 asesinatos, lo que arroja una tasa de homicidios inédita en el país, índice que fue de 17,24 en 2015 (224 crímenes), 20,4 en 2014 (250) y 21,8 en 2013, año que en el que se registró un pico histórico: 264 homicidios.

En la sumatoria, la ola de violencia se cobró más de mil vidas desde 2012 en el Gran Rosario.