La acumulación de causas demora juicios por corrupción

La situación se produce por el colapso de los tribunales orales y la carencia de criterios claros para la unificación de causas. Cómo afecta los procesos contra De Vido, Boudou y Jaime.
Domingo 11 de septiembre de 2016
La acumulación de causas por corrupción de ex funcionarios del kirchnerismo amenaza con demorar los procesos debido a las limitaciones de los tribunales.

La situación se produce por el colapso de los tribunales orales y la carencia de criterios claros que hacen que, una vez que el caso de un ex funcionario es elevado a juicio, tenga que esperar la llegada de otros procesos del mismo acusado para empezar, con lo que el juicio oral se puede demorar.

El primer conflicto que causa demoras ya se produjo con Ricardo Jaime. El ex secretario de Transporte ya fue condenado tres veces. Ahora fue elevado a juicio otro caso en su contra, por fraude por la celebración de contratos del Belgrano Cargas. La causa la tenía el Tribunal Oral Federal (TOF) N° 4. Paralelamente el juez Sebastián Casanello elevó a juicio otro caso por enriquecimiento ilícito del ex funcionario y otros 11 imputados. Le tocó al TOF N° 6.

El Código Procesal establece que las causas son conexas cuando se trata del mismo delito o el mismo imputado. Este último caso se denomina conexidad subjetiva y es el que pone el borde del colapso los futuros juicios.

Las reglas de la conexidad subjetiva señalan que ante el mismo imputado interviene el tribunal que tiene el delito más grave y, a igualdad de penas máximas, el que juzga el delito que se cometió primero.

En el caso Jaime ambos casos tienen la misma pena . El TOF N° 6 le envió el caso al N° 4 diciendo que el primer hecho de enriquecimiento ilícito es del 22 de abril de 2005 mientras que el fraude es de 2003. Pero el TOF N° 4 le devolvió todo el paquete al 6 y le dijo que el enriquecimiento se comete desde el mismo momento en que Jaime asumió su cargo, en 2003, por lo que su delito es anterior.

La pelea la terminará por decidir la Cámara de Casación. Pero aún no se trabó el incidente de competencia y esta discusión se viene arrastrando desde julio pasado, sin que Jaime sea juzgado por estos hechos.

Los criterios de la Cámara de Casación fueron erráticos: en algunos casos decidió juntar los juicios por funcionario y en otros dispuso hacerlos de a uno, cuanto antes.

El ex vicepresidente Amado Boudou es el protagonista del próximo juicio demorado y de la próxima pelea de competencia.

El juez Claudio Bonadio elevó en diciembre de 2014 a juicio oral el caso por falsificación en los documentos de un viejo automóvil Honda del Sol rojo que adquirió en 1993. Le tocó al TOF N° 1, que analiza ponerle fecha de audiencia para comenzar el juicio en marzo del año próximo. Pero, en breve, el juez federal Ariel Lijo elevará a juicio el caso en el que Boudou será juzgado por apropiarse de la imprenta Ciccone, que imprime billetes. Y se sorteará un tribunal oral.

Acá volverá a funcionar la conexidad subjetiva y sus reglas. Como la faslficación es más grave que las negociaciones incompatibles y el cohecho que le reprochan a Boudou en Ciccone, es probable que el complejo caso con las dos se juzgue en el TOF N° 1, sin fecha de juicio en el horizonte.

En cuanto a De Vido, el juez Claudio Bonadio acaba de elevar a juicio oral la causa por la tragedia de Once. La tienen el TOF N° 2 , pero pronto llegará a juicio el procesamiento de De Vido por el fraude de la compra de trenes usados a España y Portugal, que hoy son chatarra. Todavía no se sabe cuándo será el juicio.