Hallan muerta a la chica que estuvo 10 días desaparecida

El cuerpo de Camila Carletti fue encontrado en un arroyo. Hay un empleado rural detenido.
Martes 13 de septiembre de 2016
Camila Carletti (22), la chica cordobesa que era intensamente buscada desde el viernes 2 de septiembre en Adelia María, fue hallada muerta. La encontraron en el arroyo Santa Catalina próximo a esta localidad del sur cordobés, por bomberos que participaban de los rastrillajes. La buscaban desde hacía 10 días.

Ayer, Graciela, la mamá de Camila admitió que estaba buscando muerta a su hija: “Una piensa a esta altura del partido que mi hija está muerta. No puedo hablar mucho sobre la causa, por el secreto de sumario, pero ya estoy preparada para lo peor. No tengo idea quién es ese tipo que han detenido. Yo no lo conocía”.

Javier Rezza, intendente de Adelia María, le dijo a Radio Río Cuarto que el cuerpo apareció en un lugar que habían rastrillado y que esta vez apareció junto a unas piedras. La víctima estaba atada de pies y manos.

Mientras que el fiscal Walter Guzmán confirmó que se agrava la situación judicial del peón rural Juan Ramón Villar (28), el único detenido por el caso. “En principio estaba imputado como privación ilegítima de la libertad. Ahora tengo que recaratular la causa como homicidio”, le dijo a los medios.

El sospechoso fue sorprendido en Corrientes donde había viajado con su esposa y su hijo sin avisar, luego de que la Policía empezara a investigarlo en Adelia María. Estaba a punto de tomar otro colectivo a Misiones cuando lo interceptaron con orden del fiscal. Es el principal sospechoso por el crimen. Hoy fue trasladado a los Tribunales de Río Cuarto.

Camila Carletti fue vista por última vez el viernes 2 de septiembre. Casi una semana después, las zapatillas y una media suya fueron halladas en un camino que, a 800 metros de la ruta, conduce a un arroyo. Luego, policías que buscaban a la joven encontraron en un pozo con basura, su DNI, su cartera y su bicicleta. Estaban enterrados en el campo donde trabaja Villar.

El rastreo de su teléfono celular y los mensajes enviados y recibidos, como así también las comunicaciones que mantenía en su cuenta de Facebook permitieron cerrar el círculo de sospecha sobre Villar.

Cuando desapareció el viernes 2 de septiembre, Camila le envió un mensaje a una amiga: “Gorda, podes avisarle a mi mamá que a las siete de la tarde estoy ahí. Por favor…” Es que esa tarde, cuando Camila salió de su casa en su bicicleta, dijo que regresaría en una hora, ya que a las 19 tenía que entregar unas empanadas. Como creyó que no llegaría a tiempo, la hermana la iba a reemplazar, pero su mamá llamó a Camila y le pidió que las llevara ella. Fue el último diálogo entre madre e hija