Se roban 300 teléfonos celulares por hora

Así lo reveló un informe de la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles de Argentina. El transporte público es uno de los lugares más peligrosos.
Miércoles 14 de septiembre de 2016
El robo de celulares en todo el país ha ido escalado en el último año llegando a la cifra de 7.000 diarios, a un promedio de 300 por hora, reveló un trabajo estadístico de la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles de Argentina (CATEMA).

Las estadísticas revelan que los hechos ocurren arriba del tren, en la fila del colectivo o caminando por alguna vereda. En muchos casos se cometen con extrema violencia pero también se registran en forma de hurto.

En ese marco, desde la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles de Argentina (CATEMA), se lanzó una campaña contra el robo de equipos, atacando una de las variables que hacen posible el crecimiento de este mercado negro, que es la demanda.

"A través de afiches en los locales de venta oficiales y una fuerte presencia en redes sociales, se busca persuadir a los posibles compradores de teléfonos robados a que no efectúen dicha compra, planteando que esta adquisición irregular de celulares los hace cómplices de los delitos cometidos", se indicó desde CATEMA.

De esta manera se intenta disminuir los índices de hurtos y robos de teléfonos móviles, que como denunció CATEMA, han escalado drásticamente en el último año, llegando a la cifra de 7.000 robos diarios, o unos 300 cada hora, lo que posiciona al país al tope del ranking en América Latina.

En uno de estos episodios un joven y su novia fueron heridos de bala en el barrio porteño de Parque Chacabuco por dos delincuentes en moto que les robaron sus teléfonos celulares.

El drama no terminó ahí, porque luego llamaron a los familiares de la chica baleada para exigir dinero por un falso secuestro.

Este hecho ocurrió el domingo por la madrugada en la calle Tejedor, a metros de Avenida La Plata, y la chica herida se encuentra en grave estado internada en el Hospital Durand, donde fue operada y permanece en terapia intensiva. Todo comenzó cuando Mauro Damián Mazzitelli, de 22 años, salió de su casa en la calle Tejedor y la avenida La Plata junto a su novia Josefina Pintos, de 21, para dirigirse al cumpleaños de unos amigos.

La pareja fue sorprendida por dos hombres a bordo de una motocicleta, uno de los cuales los amenazó con armas y les exigió la entrega de los teléfonos celulares. Desde CATEMA se sostuvo que "el robo de celulares parece un delito menor, pero conlleva efectos negativos gravísimos".

Por ejemplo, se afirma que "el robo a particulares ocasiona una pérdida económica, posibles lesiones físicas y emocionales, desconfianza y sensación de inseguridad en todo momento e impide que las personas se comuniquen por un período de tiempo (lo cual representa una pérdida económica a los carriers)".

"El robo a empresas, ya sea agentes de ventas, retails, carriers o fabricantes, provoca un impacto económico negativo de forma directa.

Por otra parte, genera la suba del costo de los seguros y, asimismo, una creciente dificultad de asegurar este ítem o la imposibilidad de hacerlo. Por ello, desde CATEMA afirmaron que "comprar robado te hace cómplice".