Séptimo día de paro en la línea 60

Ahora denuncian que la empresa suspendió a 26 trabajadores.
Jueves 15 de septiembre de 2016
Los choferes de la línea 60 de colectivos cumplían hoy el séptimo día de huelga tras la muerte de un mecánico en la terminal porteña de Barracas y denunciaron que la empresa a cargo del servicio, MONSA, envió "26 telegramas de suspensión" a sus compañeros, por lo que advirtieron que la compañía "quiere apagar el fuego con nafta".

El delegado de los conductores Esteban Simonetta dijo que, anoche, concurrió junto a sus colegas a la sede principal del Ministerio de Trabajo de la Nación, en el Bajo porteño, donde todavía "no contaban con actas con el resultado de las inspecciones técnicas realizadas en los colectivos y las cabeceras".

El sindicalista de base manifestó que los trabajadores suspendidos son a quienes la compañía les atribuye "injustamente" actos de vandalismo y haber atacado a compañeros que se oponían al paro.

Además, expresó que la cartera encabezada por Jorge Triaca le dio "la derecha" a Micro Omnibus Norte SA (MONSA) -perteneciente al Grupo DOTA-, al haber pedido "intervención" al Ministerio de Seguridad de la Nación para que brinde protección a los choferes presuntamente agredidos.

Simonetta, sin embargo, sostuvo que el Ministerio de Trabajo "exhortó" a la empresa a que "deje sin efecto" las suspensiones.

Por último, manifestó que la cartera laboral dispuso, para cuando se levante la huelga, que inspectores de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT) controlen las condiciones de "seguridad e higiene" en las terminales.

Asimismo, según el delegado, determinó que personal de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) garantice las condiciones mecánicas de los colectivos y de los elevadores neumáticos en los talleres.

La línea 60 de colectivos, en forma diaria, traslada a unos 250 mil pasajeros en sus 19 ramales y une Capital Federal con los partidos bonaerenses de Tigre y Escobar.

La huelga de los conductores comenzó el viernes tras la muerte del mecánico David Ramallo, de 35 años y padre de tres niños, quien sufrió un accidente a las 11 de esa jornada en el taller de la nueva terminal de Barracas.

El operario realizaba trabajos de mantenimiento en los colectivos y fue aplastado por una unidad al fallar un elevador neumático.

Ramallo padeció heridas graves y fue trasladado de urgencia al hospital Penna, donde perdió la vida a las l3.30.