El 75 % de los hospitales de la Provincia está en estado crítico

Según la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud hacen faltan 636 camas y 2.103 profesionales. Bajos salarios, violencia y un plan de mejoras.
Domingo 18 de septiembre de 2016
Para el 40% de los bonaerenses que acuden al sistema de salud: 53 de los 79 centros de salud están en estado crítico, necesitan obras y dos directamente deben ser demolidos.

A los problemas de infraestructura se suma la falta de personal -oficialmente se estima que se necesitan 2.103 profesionales (553 médicos y 1.550 enfermeros)-, solo para recuperar las 636 camas que se perdieron por falta de inversión.

En el diagnóstico de la salud pública bonaerense aparecen además de los problemas en la infraestructura, la falta de recursos humanos, los malos sueldos y la violencia contra el personal. En esos puntos coinciden tanto las autoridades provinciales como los médicos y sus representaciones gremiales.

“La situación es problemática desde hace bastante tiempo, hay un deterioro que se ha venido profundizando con los años y que implica una situación grave que fundamentalmente tiene su centro en los recursos humanos sobre todo en el sector profesional, el que nosotros representamos, y en la estructura edilicia”, explica Fernando Corsiglia, presidente de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP).

La entidad representa a más de 10.000 médicos y profesionales de las salud de 80 hospitales bonaerenses, municipales y centros de salud. Porque, además de la complejidad que implica dar asistencia sanitaria a una población de más de 18 millones de habitantes, se suma que el bonaerense es un sistema con una particularidad: en él conviven un área provincial y otra municipal, en un territorio dividido en 12 distritos, que agrupan cada uno a varios municipios.

Según Corsiglia, en la Provincia la falta de personal se da por los salarios bajos y se agudiza por la gran diferencia con los que paga el sistema de salud público de la Ciudad. Frente a los reclamos salariales, la semana pasada se reabrieron las paritarias provinciales. El miércoles hubo paro y habrá otro de 48 horas el jueves y viernes.

El gobierno de Vidal denunció al asumir que el sistema de salud provincial sufría las consecuencias de 20 años de desinversión. En esas dos décadas se perdieron 636 camas de sectores clave. Para ponerlas de nuevo en servicio se necesita inversión, pero también casi 2.000 profesionales entre médicos y enfermeros.

Además, el Ministerio de Salud arrastraba una deuda de 2.600 millones de pesos con más de 600 proveedores, que se reflejaba en la falta de insumos. Se encontraron más de 1.500 tratamientos de drogas oncológicas que no estaban llegando a los pacientes. Había más de 2.000 recursos de amparo en la justicia, de los cuales 500 eran urgentes y 153, muy urgentes. Los remedios oncológicos tardaban en llegar 120 días.