Las mujeres se animan cada vez más a hacer asado

La parrilla ya no es un territorio exclusivo de los hombres. Una comunidad online ya reúne a más de 17.000 fanáticas.
Lunes 19 de septiembre de 2016
Los avances de las mujeres en todos los ámbitos son tantos que afortunadamente dejaron de ser novedad. Y hasta el último bastión masculino, ese que ellos se resistían a ceder incluso más que el auto, está empezando a cambiar de dueño: la parrilla. Por supuesto que siempre hubo mujeres que prendían el fuego y asaban para su familia, pero eran la excepción: ahora, de a poco, las asadoras se encaminan a llegar a ser la regla.

Las fotos que suben a Facebook en la comunidad Asadoras Argentinas son una prueba. Parrillitas en un balcón, costillares en un asador criollo, reunión alrededor de un chulengo: detrás de esas brasas siempre hay una mujer. “Tenemos más de 17.000 usuarias, la mayoría de Argentina, pero también de Uruguay y otros países”, cuenta Sandra Honczar (44), su creadora. Todos los jueves, el marido de Sandra se va y ella se junta con sus amigas en su casa de Banfield. “El asado te reúne, te junta. Es conexión con la tarde que se hace noche, la naturaleza, los amigos”, enumera.

Susana Maldonado es otra integrante activa del grupo. “El domingo hago pollo al disco”, anticipa esta ama de casa de 53 años. Aprendió a asar desde chica, mirando a los hombres, y después con los programas de cocina. Y encontró la fórmula para que el asado no sea un conflicto familiar: un día cocina su marido, otro ella. “A los hombres les gusta que las mujeres tomen las riendas. En el fondo, aunque no lo digan, nos admiran”, asegura.

Sandra cree que el avance femenino en este terreno tiene que ver con los cambios sociales de las últimas décadas: “Las mujeres hoy son independientes, separadas, divorciadas, crían solas a sus hijos”. Ella empezó a hacer asado porque le encantaba ver a su padre cuando era una nena. “Siempre me decía ‘algún día me lo vas a hacer vos a mí’. Llegó ese día y lo hice”, recuerda con afecto a quien la inició.