Piden que muerte de Nisman sea "delito de lesa humanidad"

Así lo solicitó su madre, Sara Garfunkel, quien aseguró que la investigación tendría que ser "imprescriptible" hasta que no se llegue a la verdad de quién y por qué mataron al fiscal.
Lunes 19 de septiembre de 2016
La querella que representa a Sara Garfunkel, la madre del fiscal Alberto Nisman, planteó ante la Justicia que la muerte de su hijo ocurrida en enero de 2015 sea considerada un “delito de lesa humanidad”.

Lo hizo al responder una “vista” del juzgado de instrucción a cargo de la jueza Fabiana Palmaghini sobre un planteo de “nulidad” formulado por la defensa del técnico informático Diego Lagomarsino sobre la eventual intervención del FBI en un peritaje criminológico en el marco de la causa que aún permanece abierta.

Entre otros argumentos, la defensa de Lagomarsino consideró que la intervención de organismos extranjeros en un peritaje podría afectar, entre otras cuestiones, la premisa del “plazo razonable” que deben durar las causas y, especialmente, las imputaciones sin una solución definitiva.

El abogado Pablo Lanusse, quien representa a Garfunkel, respondió que “resulta inadmisible invocar la supuesta afectación del plazo razonable en beneficio de Diego Lagomarsino, de atender también los derechos inherentes a la víctima así como la trascendencia y gravedad que configura el objeto procesal de los autos principales”.

“El suceso investigado constituye un delito de lesa humanidad, por ende imprescriptible, en cuanto se trata del homicidio agravado en un escenario de zona liberada perpetrado contra el fiscal general Natalio Alberto Nisman y consumado a raíz de su rol funcional como titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones del Atentado contra la AMIA”, subrayó Lanusse.

La declaración de la muerte de Nisman como delito de “lesa humanidad” significaría que la causa no prescribiría nunca y posibilitará mantener abierta la investigación hasta que estableciera la verdad de lo que le ocurrió al ex titular de la UFI Amia.