Polémica por el revalúo inmobiliario bonaerense

Opositores y ruralistas temen que cause un fuerte aumento impositivo.
Martes 20 de septiembre de 2016
Mientras el gobierno de María Eugenia Vidal trabaja para cerrar el recálculo del valor de todas las tierras urbanas y rurales de la provincia de Buenos Aires, intendentes, legisladores y entidades ligadas al campo piden frenar el revalúo y advierten que impactará en alzas extraordinarias -de entre 1000 y 2000%, calculan- en el impuesto inmobiliario del año próximo.

El gobierno provincial aún no cerró la ley impositiva 2017, que en su política fiscal graduará, finalmente, el impacto impositivo del revalúo.

El gabinete de Vidal discute hoy, en privado, el alcance que tendrá el nuevo revalúo de tierras urbanas y rurales. "Estamos cumpliendo con una ley. El último revalúo se hizo en 2005. Y se debe actualizar cada diez años", dijo el ministro de Economía, Hernán Lacunza.

El instrumento permite mejorar la recaudación, dado que sube la base imponible de la tierra. La política fiscal y, en concreto, el valor de las alícuotas del inmobiliario, que termina de trabajar el ministro Lacunza, determinarán el impacto en el bolsillo de los contribuyentes.

El trabajo del revalúo ya está en su última etapa: fue elaborado por representantes de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA), intendentes y concejales que trabajaron en comisiones para el "recálculo de valores de la tierra urbana y suburbana libre de mejoras y sus edificios, las mejoras rurales y las plantaciones". La iniciativa incluye a clubes de campo, barrios cerrados, clubes de chacra y emprendimientos similares.
clic aquí

Las comisiones deberán proponer nuevos valores, que entrarán en vigor el 31 de diciembre de este año. Algunos intendentes -sobre todo los opositores al gobierno- firmaron en disidencia las actas que se elevaron a ARBA para cumplir con la ley que ordena el revalúo.