Duran Barba, blanco de nuevas críticas

Ernesto Sanz lo cuestionó "por hacer equivocar"a Macri y se sumaron otros detractores
Martes 20 de septiembre de 2016
Errnesto Sanz decidió decir en público lo que reservaba para la intimidad de las reuniones de mesa chica de los sábados. "Él piensa que soy un político antiguo y que el radicalismo no existe, y yo pienso que él es un tipo que a veces le hace bien y a veces mal al Gobierno", dijo el ex titular del Comité Nacional a Radio Milenium, la mañana del domingo y antes de llamarse a silencio.

Su reacción, motivada en un encono de larga data, despertó la aprobación silenciosa de otros dirigentes de la alianza Cambiemos, que objetan (y con tono más elevado pero lejos de los micrófonos) al gurú ecuatoriano Jaime Durán Barba y su influencia en las decisiones del presidente Mauricio Macri.

"La política no es seguir encuestas, el político es quien las genera", dijo Sanz, enojado por un reciente artículo del consultor en el diario Perfil, en el que establece diferencias entre la "ciencia" de las encuestas, con la que se identifica, y la "magia", en la que engloba a la mayoría de la dirigencia política.

Quien salió ayer a apoyar a Sanz fue el diputado provincial Marcelo Daletto, hombre cercano al titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, que acompaña al Presidente en su gira por los Estados Unidos. "La teoría de Durán Barba, basada en que el centro de la comunicación política es el elector, me parece correcta. Pero a mi juicio, cuando cree que se debe reemplazar la comunicación por la política, ahí es donde se está equivocando", dijo Daletto. "Si nuestro proyecto sigue escuchando a Durán Barba y pretende reemplazar la política por la comunicación, estamos condenados al fracaso", culminó el diputado provincial.

La resistencia que genera Durán Barba dentro de Pro no es nueva. El sector de Monzó, que tiene hoy serias diferencias de estrategia bonaerense con el tándem que hoy integran la gobernadora María Eugenia Vidal y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se queja de la excesiva influencia de las encuestas en la campaña y repite que "falta política" en la construcción. Insiste, en franca minoría, en la necesidad de atraer sectores peronistas, algo que Durán Barba desaconseja por relacionar al PJ con "lo viejo".

No es la única herida abierta. Durante la campaña electoral porteña, el consultor apoyó la postulación de Horacio Rodríguez Larreta, al tiempo que calificó a su entonces rival, la hoy vicepresidenta Gabriela Michetti, de "una dirigente más" y le adjudicó a Federico Pinedo ser "un viejito con Alzheimer". Eso le valió la respuesta de Pinedo, que lo acusó de hacer "campaña sucia" en contra del sector que compartía con Michetti. Hace dos semanas, ambos se encontraron en un pasillo del hotel en el que se desarrollaba el encuentro nacional de Pro en San Juan. "Se abrazaron, hicieron las paces, aunque Pinedo sigue pensando lo mismo", contó un funcionario que conoce el pensamiento del hoy presidente provisional del Senado.

Desde la Coalición Cívica, de Elisa Carrió, declinaron ayer opinar sobre los dichos de Sanz. Pero recordaron que durante la campaña electoral de Cambiemos, en junio del año pasado, la diputada lo había calificado de "vulgar" y aclaró que le parecía "un hombre tan vulgar, tan ordinario" que a su casa "a cenar no lo invitaría". Lilita sospecha que fue el ecuatoriano quien aconsejó a los jefes de campaña de Cambiemos "esconderla" durante buena parte del camino que llevó a Macri a la presidencia. "No tiene la culpa él, sino quien le da de comer", dijeron junto a Carrió.

Cerca del jefe de Gabinete, Marcos Peña, intentaron poner paños fríos. "Sanz es un miembro central de Cambiemos, uno de sus corazones políticos y morales. Mucho de lo que estamos viviendo habría sido imposible sin él", expresó un funcionario, que negó la "dependencia" del Gobierno de la "ciencia" que pregona Durán Barba. "De hecho, los aumentos de tarifas no fueron decididos precisamente atendiendo a las encuestas", retrucaron desde la Casa Rosada. La polémica, sin dudas, continuará puertas adentro de Cambiemos.