¿Cómo serán los colectivos del futuro?

El Future Bus incluye la tecnología CityPilot que reconoce semáforos y las señales de tránsito, detecta peatones y frena de forma autónoma.
Miércoles 21 de septiembre de 2016

Mercedes-Benz presentó el Future Bus, un prototipo que está siendo testeado en países europeos como Holanda, donde realizó un recorrido por las calles de Amsterdam sobre 20 kilómetros, en las rutas del Bus Rapid Transit (BRT) más largo de Europa ubicado en esta ciudad.

Este recorrido con numerosas curvas, túneles y cruces con semáforos, permitieron demostrar las excelentes aptitudes de la unidad y su principal característica, ser un vehículo de manejo autónomo.

Desde 2008, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y la ONU proyecta que en 2050 alcanzará alrededor del 70 por ciento, junto con un creciente aumento de la población.

Avanzando en la solución de la necesidad futura, la marca anticipa tendencias que se darán en el mercado automotriz, por esto, busca soluciones ante los embotellamientos de tráfico y los problemas ambientales donde, la necesidad de movilidad de las personas para llegar a la escuela. el trabajo o desplazarse a cualquier lugar, no se alcanza a cubrir con el transporte privado solamente.

Así, el Future Bus incluye la tecnología CityPilot que reconoce semáforos y todas las señales de tránsito, detecta obstáculos y peatones y frena de forma autónoma. Además, es capaz de conducir a través de túneles. Esto, se logra mediante el sistema de GPS, doce cámaras de exploración y un sistema de radar (de corto y largo alcance) que hace el seguimiento constante de la ruta por delante. Se fusionan los datos y monitorea el camino y sus alrededores.

Con la tecnología CityPilot, se potencia el atractivo de las ciudades y el uso de colectivos como medio de transporte y se benefician tanto los pasajeros como los conductores y operadores de ómnibus.

Las primeras pruebas realizadas, se hicieron con conductor a bordo (a modo de precaución) aunque el GPS que trae el Future Bus permite que se maneje solo y con total precisión. El prototipo, de casi 12 metros, tiene un diseño futurista y alcanza una velocidad máxima de 70km/h. Mediante el sistema WiFi, se conecta a la red de los sistemas de tránsito para conocer de antemano la información de los semáforos y cruces viales y, así, regular la velocidad. Aunque, si es necesario, el conductor puede intervenir en cualquier momento y tomar el control de la unidad de inmediato.