EE.UU. promete ayuda para el blanqueo y financiamiento

Avence en acuerdo para iniciar intercambio de información tributaria para combatir evasión fiscal, lavado de dinero y financiamiento del narcotráfico. Lo afirmó el secretario del Tesoro, Jack Lew.
Lunes 26 de septiembre de 2016
La Argentina y Estados Unidos avanzaron hoy en el acuerdo para iniciar en enero el intercambio de información tributaria con el objetivo de combatir la evasión fiscal, el lavado de dinero y el financiamiento del narcotráfico.

Así lo señalaron en una declaración conjunta en el Palacio de Hacienda el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y el secretario del Tesoro norteamericano, Jack Lew, quienes precisaron que ya desde la próxima semana podrán viajar funcionarios de la AFIP a Washington para profundizar el acuerdo.

"Estados Unidos es amigo del país y de esta administración", dijo Prat-Gay al iniciar su participación y agradecer la visita del alto funcionario estadounidense y de los gestos del Gobierno de Barack Obama desde principios de año, cuando levantó el voto negativo contra la Argentina en organismos internacionales de crédito.

Debido al cambio de esos votos, la Argentina recuperó el financiamiento de Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para encarar un "ambicioso plan de infraestructura", clave para que el país recupere la senda del crecimiento y el desarrollo, consideró el ministro.

"Lo que busca el Gobierno con los planes de inversión, convocando al sector privado a sumarse, es recuperar el crecimiento del empleo, que no se expande desde hace cinco años debido al estancamiento de la economía", dijo Prat-Gay.

El intercambio de información impositiva entre ambos países arrancará después de que en la Argentina finalice el blanqueo de capitales que impulsa la gestión Macri para que los ahorristas e inversores saquen los dólares del "colchón" y formalicen sus bienes, como los inmuebles.

El Gobierno apunta no sólo a mejorar la recaudación por el cobro futuro de impuestos sino también a generar que los dólares se vuelquen a la economía real, en medio de la recesión y de la necesidad del país de mejorar su productividad para generar empleos.

Lew afirmó que la participación activa de la Argentina en la economía mundial no solo es un objetivo que "beneficia" al pueblo argentino sino que también "es de interés" en la Región, en los Estados Unidos y en el mundo entero.

El funcionario estadounidense consideró que desde sus inicios, la gestión Macri ha realizado "grandes avances" institucionales, después de los doce años de kirchnerismo, y añadió que los Estados Unidos entiende que "balancear" la situación económica en la Argentina "es algo muy dificultoso".

"Reconstruir las instituciones así como la confianza y poder realizar cambios estructurales de importancia no sucede de un día para el otro, por lo tanto damos la bienvenida al compromiso del país de mantenerse en este curso", dijo el primer secretario del Tesoro estadounidense que visita el país desde 2002.

Las conversaciones que llevaron a cabo los representantes de ambos países en el quinto piso del ministerio de Hacienda y Finanzas apuntan a poner en marcha la cooperación en el intercambio de información tributaria en 2017.

Con el jefe de la AFIP, Alberto Abad, en la sala, Lew dijo que funcionarios de ese organismo podrán pedir reuniones periódicas de consultas ya desde la próxima semana a los miembros del Departamento del Tesoro estadounidense.

Este acuerdo se suma al que en marzo pasado firmaron los gobiernos de ambos países para el intercambio de información de inteligencia financiera, después de que el entendimiento se haya caído dos veces, en el 2009 y el 2015, cuando se produjo "la violación en el uso de información" en los casos de Francisco de Narváez, y de la muerte del fiscal Alberto Nisman, respectivamente.

Por ello, Lew destacó los "esfuerzos" conjuntos en cuanto a la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento de actividades ilícita, como ese acuerdo que fue suscripto por el titular de la Unidad de Información Financiera, Mariano Federici, y su par estadounidense, Jennifer Shasky Calvery, jefa de la Financial Crimes Enforcement Network (FinCEN).