Gobierno preocupado por el déficit fiscal de las provincias

Los ministros Rogelio Frigerio y Alfonso Prat-Gay se reunirán hoy con los responsables de las economías en cada distrito. Buscan coordinar metas de endeudamiento, déficit y gasto público.
Martes 27 de septiembre de 2016
El tema central que tratarán hoy los ministros Rogelio Frigerio (Interior) y Alfonso Prat-Gay (Hacienda) con los responsables de las economías provinciales será, por sobre todo, el equilibrio de las cuentas públicas, un tema que preocupa al Gobierno y que la Casa Rosada espera tener resuelto hacia el final de su mandato.

"No les vamos a pedir a las provincias lo que nosotros mismos no podemos cumplir. Pero la idea es avanzar juntos hacia la misma dirección y lograr el equilibrio hacia 2019", afirmaron fuentes de ambos ministerios, que hoy recibirán a los secretarios y ministros de Economía provinciales en el quinto piso del edificio que ocupa Prat-Gay.

En principio, la reunión será la continuidad de la llevada a cabo hace dos semanas en el contexto del revitalizado Consejo de Responsabilidad Fiscal, al que adhirieron la mayoría de las provincias (San Luis, La Pampa y la ciudad de Buenos Aires no forman parte, pero enviaron a sus ministros).

El objetivo, contaron desde el Gobierno, es "replantear" con las provincias la ley de responsabilidad fiscal, suspendida desde 2010 y que establece metas de endeudamiento, déficit fiscal y gasto, entre otros rubros. "La idea es coordinar una nueva ley con las provincias y actuar en consonancia en temas sensibles, como la calidad del gasto", afirmó Paulino Caballero, subsecretario de Relaciones con las Provincias, dependiente del Ministerio del Interior.

Hay, para el Gobierno, casos y casos. El más preocupante es, a todas luces, Santa Cruz, que acumula pedidos de adelantos financieros, rojo fiscal y desempleo creciente luego del corte abrupto de la obra pública financiada por el Estado nacional. "No vemos por dónde, en qué rubros va a estar la llave para que se recupere la economía de la provincia", afirmaron fuentes oficiales en relación con la situación que atraviesa la gobernadora Alicia Kirchner.

En el otro extremo, un grupo de seis provincias mantuvo sus cuentas en orden durante el año pasado. Cuatro de ellas (Santiago del Estero, San Luis, San Juan y Córdoba) son gobernadas por el peronismo en sus distintas vertientes. También tuvieron superávit la ciudad de Buenos Aires, con gobierno del propio Mauricio Macri, y Corrientes, donde el radical Ricardo Colombi encabeza un conglomerado de partidos.

Entre ambos extremos, un grupo nutrido de provincias tienen complicaciones financieras, pero cuentan con "herramientas" para lograr equilibrio fiscal en el corto plazo: son la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Neuquén, Chubut, Mendoza y Jujuy, entre otras.