VIVO - SESIÓN: H. Cámara de Diputados de la Nación

Gobierno pidió a Servini que informe quiénes la presionaron

El ministro de Justicia pidió investigar los aprietes porque sino “quedan como comentarios”. La jueza federal había dicho que recibió presiones durante el gobierno kirchnerista.
Martes 27 de septiembre de 2016
El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, afirmó hoy que las declaraciones de la jueza federal María Servini sobre las presuntas presiones que sufrían los funcionarios judiciales durante el kirchnerismo "son muy graves para que sólo queden en los medios".

"Es un testimonio muy grave que dimensiona, lamentablemente, cómo funcionó la Justicia durante estos años y la necesidad de ir cambiando el sistema y la forma de ir abordando las cuestiones que durante muchos no generaron resultados, y por las que se produjo un manto de impunidad muy fuerte", sentenció el funcionario.

Luego que Servini aseguró que durante el kirchnerismo hubo "presiones" a los jueces y relacionó el secuestro del hijo del fiscal Eduardo Taiano a presiones del anterior gobierno para cerrar una causa por enriquecimiento ilícito contra la ex presidenta Cristina Fernández, Garavano expresó que "son cosas muy graves para que queden en los medios, y que los mismos funcionarios judiciales deberían aclarar".

Al respecto, destacó que "muchas veces estas cosas son referidas por los propios actores que tienen la posibilidad de actuar en los hechos, pero se quedan en los meros comentarios".

"Si no se investiga, es una cuestión mediática y más de comentario en los medios, por eso es importante que la Justicia tome cartas en el asunto e investigue en estos temas", indicó.
En este sentido, sostuvo que "sería bueno que (Servini) le dé intervención ella al fiscal en turno para que dé curso en la investigación" por supuesto enriquecimiento ilícito contra la ex presidenta, aunque aclaró que "de nada sirve seguir acumulando procesos, si no que esos procesos lleguen a una instancia de juicio".

El ministro de Justicia también advirtió que "la Justicia tiene problemas edilicios, tecnológicos y de recursos humanos" que se traducen en un déficit "estructural y de gestión".

Para Garavano, "durante muchos años" la Justicia "tuvo una mirada más cercana al victimario, a la persona detenida, al autor del delito" a partir de "una mirada, que so pretexto del garantismo, beneficiaba a las personas que cometían un delito y se olvidaba de las víctimas".

"Hemos enviado una reforma del Código Procesal Penal, una regulación de los motivos por los cuales se debe establecer la prisión preventiva", repasó el funcionario, quien sin embargo resaltó que durante el kirchnerismo "los jueces fueron avanzando en este línea (garantista) sin que hubiera un cambio de leyes".

Por eso, el funcionario indicó que "es importante que los propios jueces vayan dando marcha atrás en algunos criterio jurisprudenciales que primaron durante una década que pareció beneficiar a los victimarios"