Mientras Carrió reclama la disolución de la AFI, el Gobierno le sube 25% sus fondos

El Presupuesto 2017 destina $ 1804 millones más que en 2016 para el funcionamiento de inteligencia que hoy es centro de las críticas de la diputada del ARI y aliada de Cambiemos.
Jueves 29 de septiembre de 2016
La discusión del Presupuesto 2017 en el Congreso puede llegar a tener varios momentos en donde "el fuego amigo" puede generar complicaciones.

Un caso de esto puede llegar a ser la discusión sobre los fondos que Presidencia decidió destinarles a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), organismo cuyos jefes y accionar volvieron a estar en el centro de las denuncias de la diputada y aliada de Cambiemos Elisa Carrió.

Según se explica en la ley de leyes, el organismo superior del Sistema de Inteligencia Nacional que depende de la Presidencia tiene en sus funciones como "misión fundamental la producción de Inteligencia, actividad que consiste en la obtención, reunión, sistematización y análisis de la información específica referida a los hechos, riesgos y conflictos que afecten la Defensa Nacional y la Seguridad Interior de la Nación".

Para ello se dispuso destinar para el año entrante $ 1804,4 millones, lo que significa una suba de 24,5% respecto de los $ 1449,9 millones que dispuso el último Presupuesto de Cristina Kirchner.

Según se explica en la norma que llegó al Congreso, $ 1325 millones estarán destinados al pago de salarios, por lo que sectores del oficialismo explicaron este aumento en los fondos que manejarán Gustavo Arribas –el Señor 5– y la números dos de la entidad –Señora 8– Silvia Majdalani para "acompañar el alza de los precios".

Pero eso mismo no sucede en lo que se refiere a los fondos asignados a la Secretaría General de la Presidencia que para este año tuvo $ 2944 millones y para 2017 pasa a $ 3080 millones, apenas un 4,6% más.

En el caso de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico pasa de $ 556 millones a $ 739 millones, acompañando más de cerca la suba de los costos ya que presenta un aumento de 33 por ciento.

La Secretaría de Legal y Técnica es el programa dependiente de la Presidencia que más crece, aunque los fondos son mucho menores, pasando de $ 249 millones a algo más de $ 406 millones (63%).