Apareció nena de 14 años: llamó y pidió que la pasen a buscar

Se trata de Juliana Gianmateo. Se había ido cuando su mamá y su hermana salieron a pasear al perro. Estaría junto al chico con el que había arreglado una cita.
Jueves 29 de septiembre de 2016

Una adolescente de 14 años que había desaparecido este miércoles por la noche de su casa del barrio porteño de Flores fue hallada sana y salva esta mañana por sus familiares.

La familia recibió un llamado de la chica, en el que dijo que se encontraba bien y pidió que la pasen a buscar por un lugar determinado.

Finalmente, la madre de la menor se acercó al lugar indicado y se reencontró con su hija.

La menor que había desaparecido es Juliana Gianmateo, cuya madre, Beatriz, dijo que la perdió en la noche de este miércoles de vista cuando salió 15 minutos de su domicilio en la avenida Gaona y Caracas para pasear el perro junto a su hija mayor.

"Ya no estaba cuando volvimos, no se llevó la SUBE, no tiene celular y es muy introvertida. Salimos a buscarla por todos lados y no la encontramos", sostuvo la mujer, que denunció el caso ante la Policía.

La mujer contó que pudo establecer que su hija contaba con dos cuentas de la red social Facebook y que una de ellas contaba que se iba a encontrar con un joven en el momento de su desaparición.

A través de contactos, pudo comunicarse con un joven, que admitió que estuvo con la chica algunas horas durante la noche y que luego se habían distanciado.

Ángel Gianmateo, padre de la joven, contó, en declaraciones reproducidas por el sitio Minutouno, que "la Policía logró contactarse con este chico y él dijo que efectivamente se había encontrado con ella, pero que la dejó dos horas antes (10:00 de la noche), y que ya no eran más novios. Su testimonio es contradictorio, no nos dijo dónde la dejó ni la hora exacta".

El hombre cree que la chica conoció al muchacho en el colegio Schöntal, al que asiste, situado en la intersección de Nazca y Avellaneda.

A media mañana y luego de pasar la noche en vela, la madre de la joven recibió un llamado telefónico en el que la chica le decía que estaba bien y pidió que la pasen a buscar por un lugar determinado.

Al parecer, la chica había estado en las últimas horas con el mismo adolescente en cuestión.

La joven es delgada, cabello castaño oscuro, de piel trigueña, y en el momento de su desaparición vestía un jean negro, una remera finita de verano gris con la cara de un tigre adelante y zapatillas negras.