El Papa no vendrá en 2017: “Pónganse la patria al hombro”

Francisco grabó un monólogo de 11 minutos en el cual explicó los motivos que no le permitirán viajar el próximo año a la Argentina. "Dejo en manos del Señor que Él me indique la fecha", señaló.
Viernes 30 de septiembre de 2016
El Papa Francisco confirmó que en 2017 no viajará al país, al brindar un mensaje al pueblo argentino en el que ponderó una "cultura del encuentro que supera todas estas culturas del descarte que hoy en el mundo se ofrecen por todas partes".

"Está de más decir que yo hubiera querido ir a Argentina a beatificar a Mama Antula y a canonizar al Cura Brochero, pero no pude hacerlo, no es posible. Ustedes no saben cuánto me gustaría volver a verlos. Y tampoco podré hacerlo el año próximo porque ya están compromisos fijados para Asia, África, y el mundo es más grande que Argentina, y bueno, pero hay que dividirse, dejo en manos del Señor que Él me indique la fecha", señaló el Papa.

En un mensaje al Pueblo argentino, el Santo Padre indicó: "Teniendo en cuenta estos acontecimientos y teniendo en cuenta que el año que viene tampoco voy a poder ir, opté por comunicarme con ustedes de esta manera".

"Para mí el pueblo argentino es mi pueblo, ustedes son importantes, yo sigo siendo argentino, yo todavía viajo con pasaporte argentino. Estoy convencido que como pueblo son el mayor tesoro que tiene nuestra Patria", enfatizó el ex cardenal primado de la Argentina.

Además, explicó: "cuando recibo cartas de ustedes, tantas que no a todas puedo responder, seguramente una que otra para hacerme presente, me consuelo, me da gozo y eso me lleva a rezar y rezo por ustedes en la Misa, por las necesidades de ustedes, por cada uno más de ustedes".

"Es el amor a la Patria que me lleva a eso y es lo que me lleva también a pedirles, una vez más, que se pongan la Patria al hombro, esa Patria que necesita que cada uno de nosotros le entreguemos lo mejor de nosotros mismos, para mejorar, crecer, madurar", añadió.

Consideró que "esto nos hará lograr esa cultura del encuentro que supera todas estas culturas del descarte que hoy en el mundo se ofrecen por todas partes".

"Una cultura del encuentro donde cada uno tenga su lugar, que todo el mundo pueda vivir con dignidad y que se pueda expresar pacíficamente sin ser insultado o condenado, o agredido, o descartado. Esa cultura del encuentro que todos tenemos que ir buscando, con la oración y la buena voluntad", remarcó.

"A mí me llama la atención que a la Argentina se le alaba por su geografía, su riqueza, Tenemos de todo: montañas, bosques, llanuras, costas, todas las riquezas en minería. Tenemos todo. ¡Qué país rico! Pero la riqueza más grande que tiene nuestra Patria es el pueblo, ese pueblo que sabe ser solidario, que sabe caminar uno junto a otro, que sabe ayudarse, que sabe respetarse, es ese pueblo argentino que no se marea, que sabe encontrar sabiduría, y cuando se marea, los otros lo ayudan a que se le vaya el mareo", argumentó.

El Papa explicó: "Yo a ese pueblo argentino lo respeto, lo quiero, lo llevo en mi corazón, es la riqueza más grande de nuestra Patria".

Alabó además a un "pueblo que se reencuentra, trabaja unido y busca la grandeza de la Patria, esa Patria que es propia, es nuestra, no es de los otros, es nuestra".

Destacó que para la Iglesia es el "Año de la Misericordia" y convocó a los fieles a una serie de tareas.

Entre ellas, mencionó "visitar a un enfermo, visitar a los enfermos, que es una obra de misericordia", así como "dar de comer al hambriento" porque "hay gente que tiene hambre".

También se refirió a "dar de beber al sediento, tiene sed material y espiritual, a veces" y "dar posada al peregrino, es decir, darle lugar al que no tiene casa, al que no tiene techo".

Enumeró la necesidad de "vestir al desnudo, es decir, que la gente tenga vestido, que no pase frío en invierno; Visitar a los presos, tantas veces la Iglesia insiste sobre esto" y "enterrar a los difuntos".