Motivos del Papa para no venir al país: grieta y pobreza

Pese a que Francisco argumentó una "agenda ajustada" por sus viajes programados a Asia y Africa, los verdaderos motivos son otros y tienen que ver con la conflictividad social y el postkirchnerismo.
Viernes 30 de septiembre de 2016
En un extenso mensajes a los argentinos, luego de que el Gobierno diera a conocer que el 32,2% de los argentinos son pobres, el Papa pidió “ponerse la Patria al hombro para mejorar, crecer y madurar”. Pero también dejó bien en claro que no está en sus planes visitar el país durante 2017, luego de que el Gobierno de Macri especulara sobre el tema.

Si bien el Sumo Pontífice adujo “problemas de agenda” por su viajes programados a Asia y Africa, la verdad sería otra y tendría que ver con la grieta y la pobreza en las que está hundida la Argentina.

El Papa entiende que los ánimos están aún demasiado encrespados tras 12 años de un kirchnerismo muy confrontativo, e incluso él mismo es cuestionado por dirigentes y sectores de la sociedad que consideran que tuvo demasiados gestos hacia la entonces presidenta Cristina Kirchner en contraposición a lo frío que fue, al menos inicialmente, con el presidente Mauricio Macri.

Además, Francisco todavía no vería una dirigencia entendida como Gobierno, oposición, empresarios y sindicatos lo suficientemente aglutinados en el combate a la pobreza, un asunto que lo desvela. De hecho, no es un secreto que está a favor de un gran acuerdo nacional para atacar ese desafío y otros. Es cierto que el Gobierno acaba de lanzar una concertación social, pero parece un tibio intento.