Disney se suma a la batalla para comprar Twitter

El gigante de entretenimiento compite contra otros interesados como son Google y Salesforce.
Sábado 1 de octubre de 2016
El gigante del entretenimiento The Walt Disney Company analiza una oferta de compra por Twitter, la red social que inicia una ronda de contactos con posibles futuros nuevos socios. Según adelantó Bloomberg, Disney trabaja con un asesor para valorar una posible propuesta.

De esta manera, la empresa de ocio se sumaría a otros grupos como Google y Salesforce, también interesados en hacerse con Twitter, tal y como trascendió la semana pasada. La adquisición por parte de Disney permitiría a Twitter avanzar en su estrategia de videos en streaming. Se da la circunstancia de que Jack Dorsey, fundador y consejero delegado de la red de microblogs, forma parte del consejo de Disney. Para la compañía de cine y parques temáticos, implicaría diversificar hacia un nuevo sector.

El probable cambio de manos de Twitter provocó que sus acciones se dispararan más de un 20% el pasado viernes en Wall Street. La empresa vale hoy casi 16.000 millones de dólares, frente a los cerca de 150.000 millones de Disney.

La respuesta el viernes de los accionistas fue un reflejo de la situación que está viviendo Twitter, incapaz de elevar sus ingresos comerciales y su base de usuarios. Antes del impulso de viernes, la compañía había perdido un 19% de su valor en lo que va de año, dejando de ser la brillante empresa que, en noviembre de 2013, protagonizó uno de los estrenos en Bolsa más espectaculares.

Tres meses después de su OPV, sus acciones superaban los u$s 69, un 165% más que el precio inicial. Las acciones de Twitter aún se sitúan en u$s 22,8, por debajo de los u$s 26 en los que se valoró la compañía justo antes de salir a Bolsa.

Los analistas consideran que la situación de Twitter responde al modelo de compañía con un buen negocio pero con una gestión deficiente. El grupo fue incapaz de seguir la estrategia de competidores como Facebook e Instagram de diversificar sus fuentes de negocio y crecer en ingresos comerciales.
Los problemas de la empresa quedaron patentes en julio de 2015, cuando su consejero delegado, Dick Costolo, abandonó el cargo de forma inesperada. Después de meses infructuosos en busca de un primer ejecutivo idóneo, su fundador, Jack Dorsey, decidió asumir las riendas de Twitter. Pero Dorsey estaba en esos momentos concentrado en la salida a Bolsa de otra de sus empresas, Square, y recogió el guante de Costelo entre muchas críticas sobre su capacidad de gestionar dos empresas a la vez.

Dorsey prometió dar un giro a la estrategia de la compañía, pero, excepto cambios menores, no anunciado ninguna modificación sustancial y su gestión no está mejorando los números de Twitter. En el segundo trimestre, la red de microblogs facturó 602 millones de dólares, un 20% más, y el menor incremento de ingresos desde que salió a Bolsa en 2013.

Además, Twitter decepcionó a los inversores al anunciar que sus ventas en el tercer trimestre oscilarán entre 590 y 610 millones de dólares, muy por debajo de las estimaciones de los analistas, que proyectaban 678 millones.