La depresión de Di María por lesiones en la Selección

El Fideo confesó en una entrevista que pensó en renunciar a la Albiceleste y buscar ayuda psicológica.
Miércoles 5 de octubre de 2016
"Chocar la cabeza una vez puede pasar, pero tres veces es difícil para uno, para la familia y todos los que están al lado". Ángel Di María no oculta la desazón que lo dominó luego de perder tres finales seguidas con la Selección y, para colmo, cargar con un plus: se lesionó en todas.

"Nunca lo voy a dejar de decir: no haber podido jugar tres finales como quería jugarlas, fue lo peor que me pudo haber pasado como futbolista. Voy a estar arrepentido toda mi vida", reconoció sin tapujos el Fideo.

"Haber estado tan cerca y no poder jugar, es una frustración muy grande para mí y mi familia", reconoció sobre aquellos tres partidos definitivos a los que debió ausentarse por diversas lesiones: la final del Mundial contra Alemania y dos contra Chile por Copa América.

Aquel compromiso en Estados Unidos contra La Roja fue la gota que rebalsó el vaso de Lionel Messi, quien renunció a la selección argentina a pesar de dar marcha atrás en su decisión tiempo después. Di María estuvo a punto de imitarlo.

"Pensé en seguirlo. Cuando pasó todo eso, mi viejo y mi mujer lo primero que me dijeron es que yo no iba a decir eso, que iba a seguir peleando", explicó sobre la gente de su entorno que lo ayudó a evadir ese paso. "La última vez que me lesioné por momentos me reía porque no podía creerlo", dijo.

La depresión que invadió al actual futbolista del PSG francés fue tal que pensó en recurrir a ayuda médica: "En un momento hablé con mi familia y quise tratar de hacer algo con un psicólogo, ellos me dijeron que lo haga".

Sin embargo, depositó todas las energías en revertir el mal momento con su propia fuerza: "No lo hice porque creo que en mi cabeza solamente debo ponerme que no va a volver a pasar". Aunque aclaró: "Si hay una próxima no vuelvo nunca más. Ahí sí".