Nieto 121 recuperado recibe "40 años de amor"

En una conferencia de prensa en la sede de Abuelas, la tía del nieto 121, Alba Lanzillotto, destacó que "la identidad de la familia se va sanando, en el marco de una lucha".
Miércoles 5 de octubre de 2016
El hermano del nieto recuperado 121, Ramiro Menna, expresó que la ansiedad por conocer a su familiar que fue apropiado durante la última dictadura militar "es inmensa" y resaltó que "hay una familia que tiene 40 años de amor" para darle.

En una conferencia de prensa en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo de esta capital, la tía del nieto 121, Alba Lanzillotto, destacó que "la identidad de la familia se va sanando, en el marco de una lucha" y remarcó que está "anhelando el gran abrazo de todas las abuelas que esperan a su nieto".

Ambos familiares expresaron así su "ansiedad" por conocer al hijo de Ana María Lanzillotto y Domingo Menna, ambos militantes del PRT-ERP, que fueron desaparecidos por la última dictadura militar en julio de 1976.

Durante el anuncio de la recuperación del nieto 121, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, resaltó que "no hay nada mejor para nuestra querida patria que encontrar a nuestros queridos nietos".

En la conferencia de prensa estuvo presente el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Claudio Avruj, que fue elogiado por Carlotto, quien sostuvo que cada vez que le pidió algo al funcionario "estuvo presente".

"Anhelamos el abrazo tan esperado. Acá hay una familia que tiene 40 años de amor para darte, no vamos a poner condiciones, te estamos esperando. Te queremos abrazar porque sabemos que lo que estás pasando no es fácil", expresó Menna, quien sostuvo que el logro por la restitución de la identidad es "colectivo".

Lanzillotto expresó que "el Estado tiene la obligación de encontrar a los nietos", por lo que le reclamó "a las autoridades que se comprometan a buscarlos".

La conferencia iba a realizarse ayer, pero fue suspendida por el fallecimiento del ex yerno de la titular del organismo, Estela de Carlotto, en un accidente de tránsito en La Plata. Ana María Lanzillotto fue secuestrada el 19 de julio de 1976 en un edificio de Villa Martelli, cuando estaba embarazada de ocho meses y fue llevada a Campo de Mayo, donde dio a luz a su hijo, que recuperó su identidad los últimos días.

Los padres del nieto recuperado habitaban el departamento de la localidad bonaerense de Villa Martelli, donde el 19 de julio de 1976 una patrulla del Ejército mató a los líderes de esa organización Roberto Santucho y Benito Urteaga.