Caso López: declararon inimputable a la madre Alba

El juez Rafecas la desvinculó de la investigación por los bolsos del ex secretario de Obras Públicas porque dos estudios médicos concluyeron que no está en condiciones de afrontar el proceso.
Viernes 7 de octubre de 2016

La monja Alba Día de España Martínez Fernández fue declarada inimputable y sobreseída en la causa por las valijas con casi 9 millones de dólares que el ex secretario de Obras Públicas José López quiso esconder en el monasterio de General Rodríguez.

Fuentes judiciales informaron hoy que el fallo del juez federal Daniel Rafecas dejó a la religiosa, de 95 años, formalmente desvinculada del proceso, aunque la resolución podría ser apelada y eventualmente habría una nueva revisación médica que certifique si puede o no afrontar un proceso judicial.

El sobreseimiento dictado por Rafecas se basó en el diagnóstico hecho, en agosto pasado, por una junta médica -dos médicos y una psicóloga forense- que revisaron a la monja y concluyeron que "no se encuentra en condiciones psicofísicas para enfrentar un proceso penal".

Los profesionales dictaminaron que Martínez Fernández "se encuentra desorientada, particularmente en tiempo; el conocimiento de hechos concernientes a sí misma se mantiene, pero es parcial, fragmentado e incompleto..." Y consideraron que esos problemas "son los propios de un trastorno cognitivo moderado-grave, y corresponden a un estado demencial en estado moderado", por lo que, añadió, "no tendría memoria y otras funciones cognitivas suficientes para responder con veracidad a las preguntas efectuadas".

La monja "no se encontraría en condiciones de declarar con discernimiento o introspección razonables", ni "poseería cognición suficiente para comprender y poder interactuar coherentemente", concluyeron, en coincidencia con un dictamen anterior del Cuerpo Médico Forense.

La religiosa era la jefa del monasterio en que el ex secretario kirchnerista de Obras Públicas trató de esconder, el 14 de junio último, bolsos y valijas que contenían 8.982.047 dólares, 153.610 euros, 159.114 pesos y dos relojes y una carabina.

Su declaración era considerada decisiva por el fiscal federal Federico Delgado para determinar si las otras dos monjas, María Antonia Casas y Marcela Estefanía Albín, "mintieron al prestar declaración testimonial y también formaron parte del encubrimiento" a López.