Turistas argentinos en Chile gastan 303 dólares por día

Más de dos millones de argentinos visitaron Chile durante 2015 y todo indica que aumentará durante 2016. La gente se ve atraída por los precios competitivos, especialmente en el rubro de los electrónicos.
Sábado 8 de octubre de 2016
La llegada de turistas argentinos a Chile, que viene incrementándose desde 2010, alcanzó los 2.065.600 visitantes durante el año pasado, y todo indica que aumentará en el transcurso de 2016 -aunque todavía no se precisaron las cifras- atraídos no sólo por los paisajes naturales del vecino país, sino también por los precios competitivos, especialmente en el rubro de los electrónicos, entre otros motivos, se señaló desde la Subsecretaría de turismo de Chile.

"Los argentinos realizan un gasto promedio de 303 dólares por persona, con una estadía promedio de de seis días, lo que generó un gasto total de 627,6 millones de dólares durante 2015", señaló la titular de esa Subsecretaría, Javiera Montes.

"La balanza de la emisión y recepción turística arrojó un saldo positivo para Chile con lo más de dos millones de visitantes argentinos sobre los casi 1,3 millones de chilenos que visitaron Argentina. La receptividad de argentinos para 2016, tomando los datos de enero a octubre, superará esa cifra", agregó la funcionaria.

"Asimismo -dijo-, Argentina fue durante 2015 el destino elegido por el 38% de los chilenos que viajaron al exterior".

El número de visitantes es más que importante si se tiene en cuenta que en el mismo período arribaron al país vecino un total de 5.487.200 visitantes, que dejaron al país ingresos por 2.909 millones de dólares.

Aunque el segmento tour de compras es muy importante, sobre todo a Santiago de Chile, los argentinos declaran en un 52,2% que viajan a Chile en plan vacaciones, lo que se ubica en primer lugar, mientras que el segundo motivo que se reconoce es el de los negocios, rubro en que los turistas nacionales generan el doble del gasto promedio por persona.

Los turistas argentinos arribaron a Chile generalmente por los pasos fronterizos, siendo el del Cristo Redentor, por donde pasaron 741.900, por donde pasó el mayor flujo de visitantes, importancia que resalta si se lo compara con el 1.657.000 de turistas de todo el mundo que ingresaron en el mismo período por el Aeropuerto Arturo Merino de Santiago de Chile.

En tanto, por el paso Cardenal Samoré el ingreso fue de 302.000 turistas, por el de Mamull Malal, 110.000, y por el de Pino Hachado, 107,6 visitantes, mientras que más al sur, entre Santa Cruz y Tierra del Fuego, pasaron 136.200 personas.

Otro paso importante es el de Integración Austral, por donde cruzaron 144.100 visitantes, que tiene la característica de ser muy utilizado por pobladores de ambos países para atenderse en hospitales, asistir a la escuela o realizar tour de compras.

Del lado de Chile la ciudad más próxima es Punta Arenas de la XII Región de Magallanes y de la Antártica Chilena y del lado argentino, la ciudad de Río Gallegos la provincia de Santa Cruz.

Además de Argentina, los países que más turistas visitaron Chile fueron Brasil, con 463.953 visitantes; Bolivia, con 419.737; Perú, con 364.399, y los Estados Unidos, con 213.919 turistas emisivos.

El principal destino que eligen los argentinos en el país vecino es su capital, la ciudad de Santiago de Chile, donde la variedad de las grandes tiendas o "Shoppings" ofrecen precios muy atractivos para el turistas de este lado de la cordillera.

Lo siguen las ciudades de Valparaíso, Viña del Mar y Puerto Mont, donde prevalece el gusto por la cultura y la naturaleza favorecida por la magnificencia e sus paisajes, la combinación de las montañas y el mar, y la activa vida social.

La Subsecretaria de Turismo de Chile destacó asimismo que su país está promocionando, además de los destinos tradicionales, las rutas centrales del vino, su región lacustre y volcánica del sur, el turismo indígena y el novedoso segmento del turismo astronómico, que se desarrolla en el sector norte.

Sobre esto último, Javiera Montes expresó que hay observatorios científicos que desarrollan circuitos turísticos y establecimientos hoteleros que han montado observatorios propios y que ofrecen tours relacionados a la contemplación en Coquimbo, llamada "la región de las estrellas".