Snapchat, la próxima gran OPV de Internet

La red social prepara su salida a Bolsa y podría valorarla en USD 25.000 millones. Hace 3 años, sus fundadores desestimaron oferta de compra de Facebook por 3.000 millones de dólares.
Sábado 8 de octubre de 2016
Hace tres años, Mark Zuckerberg detectó una empresa que podía hacer sombra a Facebook. Los jóvenes estadounidenses se habían enganchado a Snapchat, un servicio de mensajería que permite mandar imágenes y textos que se autodestruyen en segundos. La aplicación, creada en 2011 por dos veinteañeros, Evan Spiegel y Bobby Murphy, crecía como la espuma.

Zuckerberg puso encima de la mesa 3.000 millones de dólares para adquirir Snapchat. La cifra parecía entonces estratosférica: la empresa no tenía ingresos ni modelo de negocio, pero podía ser una amenaza debido a su rápido crecimiento. Pero, al igual que Zuckerberg se negó a vender Facebook a Microsoft cuando era una start up, Spiegel y Murphy dijeron no a Facebook.

Y parece que no se equivocaron. Snapchat fue valorada en su última ronda de financiación, cerrada en mayo, en 17.800 millones de dólares. Esta cifra la sitúa como la cuarta mayor compañía privada estadounidense por valoración, por detrás de la aplicación de transporte Uber (68.000 millones de dólares), el servicio de alquiler Airbnb (25.500 millones de dólares) y la firma de software de análisis de datos Palantir (20.000 millones de dólares).

Ahora, según publica The Wall Street Journal, la red social (rebautizada como Snap) está preparando su salida a Bolsa para marzo de 2017, en una operación que podría valorarla en, al menos, 25.000 millones de dólares (22.300 millones de euros), una cifra superior a la capitalización actual de Twitter, que ronda los 14.000 millones de dólares.

De ser así, Snap protagonizaría la mayor salida a Bolsa en Estados Unidos desde 2014, cuando la compañía china de comercio electrónico Alibaba saltó al parqué con una valoración de 168.000 millones de dólares.

Snap, que aún no es rentable, ha comunicado a los inversores que espera conseguir ingresos publicitarios de entre 250 y 350 millones de dólares este año, una cifra que podría dispararse hasta alcanzar 1.000 millones de dólares en 2017.

Snap cuenta con unos 150 millones de usuarios activos diarios, de los que 60 millones están en Norteamérica. Además, la compañía ha anunciado su primera incursión en el ámbito del hardware con unas gafas, Spectacles, que permiten capturar vídeo.

Tras haber recaudado cerca de 2.400 millones de dólares desde su fundación, una salida a Bolsa permitiría a Snap conseguir fondos necesarios para crecer con rapidez. La empresa, que sigue teniendo su mayor éxito entre la generación millennial, compite con servicios como Facebook o Instagram (éste también propiedad de la firma de Mark Zuckerberg) por la tarta publicitaria en redes sociales. Ser una compañía cotizada podría facilitarle atraer a grandes anunciantes a su servicio.

Como ha ocurrido en el pasado con otras start up tecnológicas, salir a bolsa también permitirá a Snapchat competir mejor en la lucha por atraer talento en Silicon Valley, puesto que podrá utilizar las stock options como herramienta de remuneración.

Sin embargo, su salida a Bolsa le someterá al escrutinio de Wall Street, metiendo presión a su crecimiento. El lo que le ocurre a Twitter, que acumula este año una caída del 33% por su incapacidad de crecer al ritmo que exigen los inversores.