El nuevo celular de Google irrumpe en la batalla entre Samsung y Apple

La batalla de smartphones dejó de ser entre dos. Con los nuevos Pixel y Pixel XL, el gigante del buscador busca quedarse con los clientes más exigentes.
Sábado 8 de octubre de 2016
Son los smartphones que todo el mundo quiere tener, pero que no todo el mundo puede tener. Así pueden describirse los teléfonos inteligentes de marcas como Samsung o Apple que han conseguido convertirse en auténticos objetos de deseo. Pero la batalla que hasta ahora era entre dos -a veces con Huawei interfiriendo- ahora se ve amenazada por uno de los grandes: Google.

El gigante del buscador lanzó hace seis años sus primeros teléfonos, Nexus, fabricados por firmas como HTC, LG o Huawei, pero vendidos bajo su marca. Ahora, ha decidido decir adiós a la enseña Nexus y dar la bienvenida a Pixel, donde el nombre de los fabricantes no aparece por ningún lado. Además, si Nexus se caracterizaba por ser una marca de teléfonos con buenas características pero un precio asequible, con los nuevos Pixel Google ha decidido abandonar los precios bajos y unirse a los grandes fabricantes con terminales por encima de los 700 euros.

Se abre una nueva época para Google y seguramente también para la competencia. Mientras que el mercado de la gama baja y media está acaparado por los fabricantes chinos, el mercado de la gama alta supone un reto a batir en el que solo una empresa fuerte -como Google- se atrevería a entrar. ¿O quién querría batirse en duelo con Samsung o Apple? Y se ha atrevido. En la prensa, los nuevos teléfonos de Google, Pixel y Pixel XL, han sido anunciados como el "gran enemigo" del iPhone 7 y 7 Plus.

Pero no podemos olvidarnos de los teléfonos Samsung Galaxy S7 y Galaxy Note 7 -pese a sus problemas con la batería, sigue siendo un gran terminal-, ni de las gamas Mate o P de Huawei.

Para competir contra los grandes del sector no es suficiente con subir el precio de los terminales. Google ha tenido que equipar a sus teléfonos con la tecnología más avanzada además de cuidar el diseño exterior. En concreto, si por algo van a diferenciarse los nuevos Pixel va a ser por el asistente inteligente de Google. El teléfono va a convertirse en un compañero que durante el día podrá avisar de eventos, informar del tráfico, organizar planes e incluso responder a dudas en cuestión de segundos. Es el primer móvil que incluye la inteligencia de Google y que, según la compañía, es el paso inicial para construir un asistente humanoide que nos ayude en todos los aspectos del día a día.

Por su parte, Apple acaba de presentar sus nuevos iPhone 7, que destacan por una mayor potencia, la ausencia de la entrada de auriculares -mini jack- y la cámara doble en el modelo de mayor tamaño, el 7 Plus. En definitiva, un teléfono sin muchos cambios de aspecto respecto al anterior, pero con algo muy destacado: el precio. El modelo superior, el iPhone 7 Plus de 256 Gb, alcanza los 1.129 euros.

En el caso de Samsung, la situación actualmente está más complicada. La compañía ha causado furor con el Galaxy S7 Edge, un modelo similar al S6 que mantiene los bordes curvados. Pero el problema ha llegado con el Note 7. El grande de la familia, que se asemejaría al iPhone 7 Plus y al Pixel XL por tamaño, fue retirado del mercado porque su batería daba problemas. Más concretamente, hubo varias explosiones que llegaron a causar daños importantes y que obligaron a la coreana a sustituir todos sus teléfonos. El que aspiraba a convertirse en el buque insignia de Samsung en el último trimestre del año, con un precio de 859 euros, se ha hundido como el Titanic y sin duda esto ha supuesto una importante crisis para la compañía.

Después de Samsung y Apple, Huawei ha logrado colarse en el podio de las tres compañías que más smartphones venden gracias a sus terminales de gama alta, como el P9 y el Mate 8. Todo apunta a que a principios de noviembre la china presentará un nuevo modelo de su teléfono estrella para complicar, aún más, la pelea entre las grandes compañías de cara a la campaña navideña. El trono por erigirse en el mejor teléfono inteligente del año va a estar muy disputado.