Barcelona y Madrid se disputan ser la capital española del videojuego

La rivalidad entre ambas ciudades también llegó al mundo “gamer”.
Domingo 9 de octubre de 2016
Las dos ciudades más influyentes de España también llevaron su rivalidad al mundo de los videojuegos. Mientras la Barcelona Games World apuesta por el desarrollo de los estudios locales, la Madrid Gaming Experience pone el foco en los jugadores.

Lejos de hablar de división, desde el sector repiten un mensaje de unidad. Otra vez "dos siempre son mejor que uno". "La industria del videojuego está creciendo en todo el mundo y lo que queremos con la organización de este tipo de evento es posicionarnos a la altura de los mercados relevantes a nivel mundial. Para nosotros cuando más eventos haya en España mejor", señala José María Moreno, director general de AEVI, impulsora de la nueva feria barcelonesa.

"Queremos que la MGE no sea sólo de exhibición y novedades, sino que esté enfocada 100% al público y al espectáculo. Nuestro objetivo no es tanto presentar novedades como que los visitantes puedan probar lo que ya hay en las tiendas", explica Miguel Aguilar, director de la Madrid Gaming Experience.

Ambas ferias confían en superar el récord de 92.000 visitantes que acudieron el año pasado a la Madrid Games Week.

Para ello, han retrasado la fecha de la feria hasta finales del mes de octubre, cuando ya están en el mercado algunos de los grandes títulos del año.

"Cuando algo se presenta como una novedad, las unidades son limitadas. Sin embargo, cuando un videojuego ya está en el mercado lo que se trata es de potenciar las ventas de cara a Navidad y para eso los usuarios tienen que probarlos", afirma Javier Sanz de Andino, director comercial de la MGE.

Para evitar las largas colas y las aglomeraciones que se formaban en ediciones anteriores, desde IFEMA han optado por sumar más puestos de juego (más de 1.000) y ampliar los días de visita de tres (viernes/sábado/domingo) a cinco (viernes/sábado/domingo/lunes y martes).

Mientras Madrid pone el foco en los gamers, Barcelona hace lo propio con los profesionales. De hecho, BGW contará entre sus más de 55.000 metros cuadrados con un espacio reservado para profesionales que servirá para poner en contacto a desarrolladores locales con empresas internacionales e inversores.