El Papa nombrará 17 nuevos cardenales: no hay argentinos

Francisco anunció que celebrará el tercer consistorio de su pontificado el 19 de noviembre. Privilegiará a pastores "con olor a oveja" y una visión de la Iglesia cercana a los más pobres.
Domingo 9 de octubre de 2016
Francisco anunció hoy que el próximo 19 de noviembre, en víspera del cierre del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, celebrará el tercer consistorio de su pontificado. En éste, creará 17 nuevos cardenales de 14 naciones de los cinco continentes. Entre ellos, no hay ningún argentino.

En línea con los dos anteriores consistorios -en febrero de 2014 y de 2015-, Francisco privilegió a pastores "con olor a oveja", con una visión de Iglesia cercana a los más pobres y marginados, y a las periferias del mundo, para equilibrar un colegio cardenalicio hasta hace poco predominantemente europeo e italiano.

Dándole un espaldarazo a sacerdotes en primera línea que enfrentan situaciones de conflicto, designó cardenal a monseñor Mario Zenari, nuncio apostólico en "la amada y martirizada" Siria, como dijo el Papa. Zenari es el único italiano de los nuevos cardenales electores y uno de los tres europeos, junto al arzobispo de Madrid, España , Carlos Osoro Sierra y Jozef De Kesele, arzobispo de Malines-Bruselas, Bélgica .

También le dará el birrete y anillo cardenalicio a monseñor Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui, capital de República Centroafricana, ex colonia francesa castigada por años de guerra civil y país donde el Papa quiso abrir la puerta santa del Jubileo de la Misericordia, en noviembre pasado. Nzapalainga erá el primer cardenal en la historia de la República Centroafricana.

Entre los nuevos purpurados electores con derecho a voto también hay tres estadounidenses del ala progresista de la Iglesia de ese país: se trata del arzobispo de Chicago, Blase Cupich; Joseph William Tobin, arzobispo de Indianapolis y Kevin Joseph Farrell, arzobispo emérito de Dallas, recientemente nombrado al frente del nuevo dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida. Estas designaciones caerán mal en el ala conservadora de la Iglesia estadounidense.