Desplome de la libra en medio de temores por Brexit

Los corredores lo atribuyeron a motivos técnicos, pero en medio del nerviosismo que suscita el Brexit.
Lunes 10 de octubre de 2016
La libra esterlina registró un desplome relámpago este viernes en los mercados asiáticos, antes de recuperarse, lo que dejó perplejos a los corredores, que lo atribuyeron a motivos técnicos, pero en medio del nerviosismo que suscita el Brexit.

La divisa británica recuperaba terreno en Londres, con una cotización de 1,2380 dólares. El jueves, en Tokio, la libra se hundió brevemente hasta los 1,1841 dólares, un mínimo que no se veía desde 1985.

El desplome fue brutal, del 6,1% comparado con los 1,2614 a los que se cotizaba dos horas antes. La caída en relación al euro fue similar. La moneda europea llegó en el mismo momento a los 94,15 peniques, un nivel que no se había vuelto a ver desde principios de 2009. En Londres la libra cotizaba a 90,28 respecto al euro.

El Banco de Inglaterra (BoE) anunció que está "examinando lo que ocurrió" para provocar una caída tan abrupta y repentina, dijo un portavoz a la AFP.

La libra no había sufrido tal descalabro desde el anuncio de los resultados del referéndum del 23 de junio en el que una mayoría de británicos apoyó la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit). Entonces se hundió un 10% y provocó el caos en los mercados financieros.

La divisa estaba en caída libre desde que la primera ministra británica, Theresa May, anunció el domingo que activaría antes del 31 de marzo el artículo 50 del Tratado de Lisboa que abre la vía a una salida del Reino Unido de la UE.

"Lo que ha ocurrido ha sido una locura -llámenle un desplome relámpago- pero un movimiento de esta magnitud muestra hasta dónde puede bajar la divisa", reaccionó Naeem Aslam, analista de Think Markets, en una nota citada por la agencia Bloomberg News. "La libra esterlina está embrujada por temores a un Brexit duro", agregó.

Algunos corredores alegaron factores técnicos para explicar este desplome repentino, con como posible desencadenante unas declaraciones del presidente francés François Hollande sobreinterpretadas por los sistemas informáticos.

Hollande abogó el jueves por la noche por la "firmeza" frente al Reino Unido en las futuras negociaciones sobre su divorcio de la UE.

"Tiene que haber una amenaza, tiene que haber un riesgo, tiene que haber un precio", lanzó Hollande en un discurso en París. "El Reino Unido decidió hacer un Brexit, creo incluso que un Brexit duro, pues hay que ir hasta el final de la voluntad de los británicos de salir de la Unión Europea".

"Desafortunadamente", los comentarios fueron transmitidos por los medios en el periodo difuso situado entre el cierre de Nueva York y la apertura en Asia, en un momento en el que la liquidez es siempre limitada", explicó Jeffrey Halley, analista de Oanda. "En unos minutos, la libra se desplomó debido a ventas ordenadas por algoritmos con un fenómeno bola de nieve debido a la escasa actividad en el mercado".

Algunos sugirieron la posibilidad de un "fat finger", un error involuntario de una persona, pero él considera esta hipótesis poco probable. "Es más bien un efecto secundario de la era de los intercambios informáticos", estimó.

Razón técnica o no, un desplome así parece para algunos inevitable cuando se dibuja la perspectiva de un divorcio sin compromiso en el plano económico con Bruselas, que sería el peor escenario para los círculos de negocios, con una posible pérdida del acceso al mercado único.

"Creíamos que el desplome de hoy no era más que una cuestión de tiempo", afirmó a la AFP Yosuke Hosokawa, de Sumitomo Mitsui Trust Bank. "Los factores negativos se estaban acumulando contra la libra y, al final, la presa se rompió. Todavía no hemos visto lo peor. El récord de 31 años (ante el dólar) puede ser batido".

Queda todavía un trecho: la libra bajó a 1,05 dólares al principio de 1985, cuando el billete verde estaba impulsado por la llamada "Reaganomía", la política económica del presidente estadounidense Ronald Reagan.