Renunció el abogado de la familia del cura Viroche

José del Río que dejó de representar a la familia del sacerdote encontrado ahorcado la semana pasada dentro de la iglesia. La renuncia se da luego que dijera que avalaba la hipótesis del suicidio.
Martes 11 de octubre de 2016
"No me arrepiento de los dichos. Fui sincero, era mi interpretación. No doy mi opinión en base a lo que dice la gente o los medios, sino que es el reflejo de lo que dice el expediente", dijo el abogado José del Río que dejó de representar a la familia del cura Juan Viroche quien fue encontrado ahorcado la semana pasada dentro de la iglesia.

En medio de la polémica por las declaraciones del letrado que avaló la hipótesis del suicidio, la familia del sacerdote decidió cambiar de representante. "Desde hoy dejé de representar a la familia. Los motivos quedan reservados al secreto profesional. Fue de común acuerdo", aseguró Del Río.

"Sigo manteniendo mi opinión. Respeto la decisión de la familia, sostengo mi opinión en base a lo que vi", agregó el letrado al ser consultado si continuaba avalando la hipótesis del fiscal del caso de que el cura Viroche se suicidó y no fue asesinado por sus denuncias contra bandas narcos que operaban en La Florida, la zona donde estaba la capilla donde encontraron el cuerpo del sacerdote.

Ante la consulta de si el cura se habría suicidado, Del Río respondió: "Dudas tengo, no lo puedo decir en forma definitiva. Lo dije en manera provisoria. 100 por ciento seguro no estoy. Me inclino más por esa hipótesis".

Sobre cual hubiese sido su siguiente paso si hubiese seguido representado a la familia de Viroche, contó: "No hubo peritos de parte en la causa. Era mi idea pedirlos".

El sábado Del Río dijo que avalaba la hipótesis del suicidio y que no habría pruebas de que haya habido otra persona en el momento de la muerte.

Reconoció que la Justicia tucumana "está en debacle", pero que no le parece raro que el fiscal de instrucción se haya adelantado a decir que se trató de un suicidio.

Aseguró que con la reconstrucción del hecho se pudo corroborar la hipótesis. "No hay claridad de cuál podía haber sido el móvil", dijo.

No le dio demasiada trascendencia a las amenazas recibidas por el cura, a pesar de que en las últimas horas trascendió un audio en el que se escucha a Viroche hablar sobre el tema. "Se habla de amenazas pero ni siquiera tenemos audios de esas supuestas amenazas", comentó el letrado.

"Personas que rodean el ámbito íntimo del padre lo veían con cierta preocupación, cabizbajo, con cierta determinación. Hizo alusión a que llega el fin del mundo y esta interpretación podría haber sido el fin de la vida de él", había dicho Del Río para sustentar su teoría. Y se refirió a supuestos mensajes en la forma de morir: "Se trata del lugar donde ejercía actos religiosos. Tiene un simbolismo. La caída del padre de espaldas al santuario también representa un acto simbólico, como abandonando la Iglesia o haciendo un reclamo".

"En la reconstrucción no hemos podido corroborar que había una tercera persona intimidando al padre para quitarse la vida", agregó el abogado. "Tenemos que sustentarnos en elementos de prueba. No hay una conclusión definitiva, es una hipótesis, una idea que estamos manejando de forma provisoria, pero es la que prevalece", completó.