VIVO - SESIÓN: H. Cámara de Diputados de la Nación

Liberaron a policía acusado de "gatillo fácil" en Villa Soldati

Un efectivo de la Policía Federal baleó a un joven de 19 años y la familia de la víctima denuncia que se trata de un caso de gatillo fácil luego de una discusión por un problema de tránsito.
Martes 11 de octubre de 2016
Un efectivo de la Policía Federal baleó el viernes pasado a un adolescente de 19 años en Villa Soldati, bajo el argumento de que se defendió porque intentó asaltarlo cuando frenó su auto en un semáforo. Maximiliano Ayala recibió un impacto en la cabeza que ingresó por su espalda. Falleció luego de estar internado en el Hospital Santojanni en estado de coma y muerte cerebral, según informaron en el hospital. La familia de Maximiliano denuncia que se trató de un caso de gatillo fácil luego de una discusión por un problema de tránsito.

Todo ocurrió el pasado viernes alrededor de las 13:30, en el cruce de Lacarra y Fernández de la Cruz, en el barrio de Villa Soldati. Maximiliano se encontraba con un amigo en una moto y allí se toparon con el policía, de civil, cuya identidad no fue proporcionada. La versión de la policía sostiene que los dos jóvenes interceptaron el auto que conducía el policía para intentar robarlo cuando el auto quedó detenido por el semáforo. La versión policial insiste que el colega dio la voz de alto, aunque se trata de una muletilla incomprobable.

De todas formas, si realmente existió, fue inocua porque, de tratarse de un asalto, el disparo entró por la espalda lo que implica que el joven habría acatado la voz de alto, y el policía de todos modos disparó. Los voceros policiales agregaron que luego del disparo un grupo de vecinos se acercó al lugar y en el tumulto uno de ellos le sustrajo al efectivo el arma de fuego. Incomprobable también. El joven fue trasladado de urgencia al Hospital Santojanni, en donde los médicos dieron el diagnóstico de “muerte cerebral”, y ayer por la tarde informaron su muerte.

La familia de Maximiliano denunció en la puerta del centro asistencial que se trató de un caso de gatillo fácil. “Lo máximo que queremos es Justicia porque es un pibe más que se va por el gatillo fácil”, dijo la pareja de la víctima, Belén. Según contó, su novio y un amigo fueron “a cargar nafta a la estación de servicio”, en una moto, y fue cuando regresaban a su casa que se toparon con el policía de civil, cuya identidad fue celosamente custodiada por la Federal. El hermano de Ayala afirmó que “los vecinos dicen que fue una pequeña discusión y cuando intentó subir a la moto este muchacho le pegó un balazo por la espalda, no se presentó como policía”.

El hermano pidió además a quienes hayan “alcanzado a ver algo” que se acerquen y los “ayuden” porque “estas cosas no pueden pasar”. Los familiares del joven coincidieron con los vecinos en que la agresión del policía se originó en un problema de tránsito.

El padre de Ayala reclamó a la Justicia la identidad del policía que mató a su hijo, y que le confirmen si “está detenido o no”. “Cuando él le pega a mi hijo se quiere ir, sale la gente y lo agarra pero vino la jueza y el secretario. Ahora no viene nadie y nosotros no sabemos si está detenido”, denunció. “No aparece el asesino –acotó el hermano–. Queremos saber de qué comisaría es, de dónde apareció esta persona, cómo puede ser que haya un asesino suelto matando gente”.

La jurisdicción corresponde a la comisaría 36ª de la Federal, pero los peritajes y la investigación corren por cuenta de la Gendarmería, una manera de mantener limpia la información. La jueza que interviene es Karina Zucconi, a cargo del juzgado de Instrucción 15.