Misiles en Malvinas: quejas de Argentina ante el Reino Unido

Cancillería citó al embajador británico, Mark Kent, para protestar por los ejercicios militares que se realizan en el archipiélago de forma ilegal. El rechazo a estas acciones viene desde 2014.
Viernes 14 de octubre de 2016
El vicecanciller Carlos Foradori convocó al embajador del Reino Unido, Mark Kent, para manifestar una protesta formal por un nuevo ejercicio militar de las fuerzas reales.

De esta manera, el gobierno de Mauricio Macri, que se encuentra en Roma con la canciller Susana Malcorra, continúa la política de la gestión anterior de rechazar estos ejercicios que son históricos ya y que se han sofisticado a medida que Londres modernizó sus fuerzas.

La queja se conoce luego que el Servicio de Hidrografía Naval (SHN), dependiente del Ministerio de Defensa, informara que "las fuerzas militares inglesas que en forma ilegal ocupan el territorio argentino de las Islas Malvinas, notificaran la realización de un ejercicio de armas que incluye lanzamiento de misiles".

El texto indica que el Servicio de Hidrografía Naval informó los movimientos del ejército británico "en su carácter de autoridad de aplicación de compromisos internacionales vigentes con la Organización Marítima Internacional y la Organización Hidrográfica Internacional, así como por razones humanitarias de protección a la vida humana en el mar".

La información difundida en un comunicado titulado "Ejercicio de Lanzamiento de Misiles" indicó que las acciones militares británicas se realizarán "de 11 a 23 desde el 19 hasta el 28" de octubre próximos en la zona de Malvinas.

En abril de 2014, el gobierno argentino presentó una nota de "enérgica protesta" al Reino Unido por los ejercicios militares similares, que incluyeron lanzamiento de misiles.

"Se repiten las provocaciones y actos hostiles hacia la Argentina de una potencia nuclear extracontinental", se indicó en aquel momento desde la Cancillería, durante la gestión de la presidenta Cristina Kirchner.