En el debut de De Felippe, Vélez venció a Colón en Liniers

Lo superó 2 a 1 con goles de Barcos y Zabala para el Fortín, mientras que Torres había puesto en ventaja al Sabalero. Con nuevo entrenador, los de Liniers volvieron a sumar de a tres.
Sábado 15 de octubre de 2016
Vélez consiguió frente a Colón y por 2-1 el triunfo que tanto necesitaba para empezar a despegar del fondo de la tabla de posiciones, en el debut de Omar De Felippe al frente del equipo.

Hernán Barcos y Diego Zabala dieron vuelta el partido en el segundo tiempo, después de que Iván Torres, con un golazo desde fuera del área cuando terminaba la primera parte, pusiera en ventaja a Colón, que buscaba la victoria para subirse a la cima de las posiciones al menos por un rato.

Vélez fue superior y, de tanto buscarlo, consiguió la victoria que necesitaba para dejar atrás su muy mal comienzo de torneo.

La llegada de De Felippe renovó la expectativa en Liniers y el equipo velezano, nuevamente ante su público después de la derrota que derivó en la renuncia de Cristian Bassedas, logró festejar ante uno de los equipos que pelea por los primeros puestos.

El local impuso condiciones y siempre estuvo más cerca de romper la paridad que Colón, aunque ninguno contaba con chances muy claras en los primeros minutos de juego.

Sin embargo, cuando el primer tiempo parecía cerrarse sin goles, Torres tomó la pelota sorbe la izquierda cuando se jugaba el segundo minuto agregado y sacó un potente remate que se clavó en el ángulo izquierdo de Fabián Assmann.

Era demasiado premio para los dirigidos por el uruguayo Paolo Montero. Pero Vélez no acusó el golpe y salió decidido a emparejar el partido en el segundo tiempo.

Maximiliano Caire, desde el lateral, se convirtió en una pieza importante del ataque local y desde allí se construyó el empate. Iban 8 minutos del segundo tiempo cuando el exColón escaló, llegó al fondo y envió un buen centro que fue anticipado por Barcos, que de cabeza dejó sin posibilidades a Broun.

Vélez siguió buscando y su insistencia tuvo premio a los 35, cuando otra vez desde la derecha, pero esta vez Alvarenga, envió un centro que sobró a la defensa y encontró solo y con tiempo a Zabala, que dominó la pelota y sacó un potente remate que ingresó junto al palo derecho.

Colón, lejos de la versión que mostró en otros encuentros, tuvo una chance muy clara, pero Asmmann se lució al taparle un mano a mano a Gerónimo Poblete.

El local necesitaba ganar. Era imperioso sumar de a tres para comenzar a alejarse de los puestos del fondo y, cuanto antes, dejar de mirar con preocupación la tabla de los promedios.