Los 8 beatos argentinos que pueden llegar a ser santos

Tras la canonización del Cura Brochero, la Argentina tiene su primer santo que nace, vive y muere en el país. Héctor Valdivielso Sáez sólo pasó cuatro años en nuestras tierras y falleció en España.
Domingo 16 de octubre de 2016
Luego de la canonización del Cura Brochero, la Argentina cuenta con dos santos nacidos en su sueño. El primero fue Héctor Valdivielso Sáez, un joven religioso que nació en el pais pero vivió aquí únicamente cuatro años. Fue asesinado en España con otros compañeros de congregación en 1934 y se lo conmemora el 9 de octubre.

Además de los dos santos, hay 8 argentinos beatos, que podrían convertirse santos. Ellos son:

Beata Laura Vicuña: laica de Viedma, beatificada en Roma por el Papa Juan Pablo II el 3 de septiembre de 1988. Se celebra el 22 de enero.

Beata Nazaria Ignacia March Mesa: religiosa, de Buenos Aires, beatificada en Roma el 27 de septiembre de 1992 por Juan Pablo II. Su memoria litúrgica es el 6 de julio.

Beato Artémides Zatti: coadjutor salesiano, de Viedma, beatificado el 14 de abril de 2002 en Roma, por Juan Pablo II. Se conmemora el 13 de noviembre.

Beata María del Tránsito de Jesús Sacramentado (Madre Cabanillas): religiosa, de Córdoba, beatificada en Roma el 14 de abril de 2002 por Juan Pablo II. Se conmemora el 25 de agosto.

Beata María Ludovica De Angelis: religiosa, de La Plata, beatificada en Roma el 3 de octubre de 2004. Su fiesta el 25 de febrero.

Beato Ceferino Namuncurá: laico, de Viedma, beatificado en Chimpay (Río Negro) lugar de su nacimiento, el 11 de noviembre de 2007 por el delegado de Benedicto XVI, cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano. Su fiesta el 26 de agosto.

Beata María Crescencia Pérez: fue beatificada el 17 de noviembre de 2012 en la ciudad de Pergamino, provincia de Buenos Aires por el prefecto de la Congregación vaticano para las Causas de los Santos, cardenal Angelo Amato. Su memoria es el 20 de mayo.

Beata María Antonia de San José: laica consagrada de Santiago del Estero. Beatificada el 27 de agosto de 2016 en la capital santiagueña por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, cardenal Ángelo Amato. Su memoria litúrgica es el 7 de marzo.