Blanqueo: bancos ya no podrán exigir DD.JJ. impositivas

El titular de la AFIP, Alberto Abad, argumentó que esa documentación está protegida por el secreto fiscal. Así buscan flexibilizar exigencias que podrían complicar la adhesión al régimen.
Martes 18 de octubre de 2016
Los bancos ya no podrán exigir a sus clientes presentar declaraciones juradas de Bienes Personales y Ganancias. Así lo confirmó el titular de la AFIP, Alberto Abad. La medida regirá para todo tipo de operaciones, aunque cobra más relevancia en los casos de aquellas personas que quieren adherir al blanqueo de capitales que lanzó el Gobierno.

“Vamos a sacar una norma conjunta con Unidad de Información Financiera (UIF) para que quede sentado que los bancos no tendrán que exigir las declaraciones juradas a los interesados en sincerar”, dijo Abad.

La disposición se da luego de que el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, señalara a los bancos como los responsables de que el blanqueo no despegara porque, según el funcionario, exigían información innecesaria a los interesados. La normativa saldrá antes de diciembre y no solo se ceñirá al blanqueo de capitales, si no que será una norma general para el sistema bancario.

“La declaración jurada es secreto fiscal, por eso ni siquiera en AFIP esos datos pueden salir sin el pedido formal de un juez”, explicó Abad. Asimismo, muchas entidades no sólo exigían el último registro de Bienes Personales y Ganancias de los clientes que estaban interesados en el blanqueo, el pedido de dicha información fiscal es de uso común en los bancos y se les exige a quienes buscan, por ejemplo, sacar un crédito. “Ya no van a poder pedir las declaraciones impositivas para nada. Si necesitan chequear el patrimonio de una persona o sociedad, pueden pedir otra documentación como escrituras de inmuebles”, dijo Abad.

Desde las entidades creen que el Gobierno tiene una visión errada. “Todo estas decisiones las toman motivados en la escasa adhesión que está teniendo el blanqueo, pero están siendo demasiado ansiosos. El blanqueo despegará recién en unos días, la gente especula con las fechas limites”, dijeron a Clarín desde una entidad extranjera.

El 31 de octubre vence la posibilidad de blanquear dinero en efectivo. En el mismo banco consultado explicaron a este diario que tienen 11 mil cuentas abiertas para el sinceramente fiscal, pero sólo el 20% de ellas tiene saldo.

La AFIP había sugerido a los clientes bancarios que abrieran las cuentas para el blanqueo antes del 24 de octubre, para evitar cuellos de botella. Pero en el ente recaudador, contemplan la posibilidad de tomar como válidos aquellos trámites de apertura que no logren concluir antes de fin de mes.

Para los bancos, el impedimento de requerir declaraciones juradas puede acarrear dolores de cabeza a futuro. “A nuestros clientes los conocemos, pero a los nuevos que se puedan presentar no. Como podemos responder por la seguridad financiera que nos genera una persona si no podemos acceder a sus declaraciones patrimoniales?”, sostienen en otra entidad consultada.

"¿Y si alguien quiere depositar dinero del narcotráfico tampoco le exigimos información? Los bancos debemos responder legalmente por los movimientos sospechosos de capital que notamos”, añadió.

Aunque se negó a dar cifras del rendimiento alcanzado hasta el momento por el régimen de sinceramente fiscal, Abad se mostró moderadamente optimista. “No tenemos idea de cuanto se va a incorporar, nosotros no hicimos una estimación”, dijo, diferenciándose de Prat Gay que habla de un piso de US$ 20 mil millones. “Pero lo vemos bien”, concluyó el funcionario.

En el mercado financiero la apuesta está puesta en lo que suceda con los "peces gordos", aquellos que tienen bienes y fondos sin declarar en el exterior.

Según la AFIP, la presión que genera el régimen de intercambio de información fiscal que entrará en vigencia el próximo año con más de 50 países (en 2018, el acuerdo se eleva a 110 países) será el motor del blanqueo. Es que el registro al que podrá acceder el fisco local tiene vigencia desde el 1 de enero de 2016, aunque comience a regir en 2017.