ExoMars, aterrizaje histórico en Marte

El objetivo principal del programa ruso-europeo es averiguar si alguna vez el "planeta rojo" albergó formas de vida y encontrar posibles fuentes de ella.
Miércoles 19 de octubre de 2016

La sonda Schiaparelli, de la misión conjunta ExoMars de la Agencia Espacial Federal Rusa (Roscosmos) y la Agencia Espacial Europea (ESA), alcanzará este miércoles la superficie de Marte en un trepidante aterrizaje que durará seis minutos "de terror", como los describe la investigadora Francesca Ferri, de la Universidad de Padua (Italia), en la web de la revista 'Nature', debido al brusco frenado que experimentará el módulo tras entrar en la atmósfera marciana a 21.000 kilómetros por hora.

La sonda entrará en la atmósfera del planeta, se acercará a la superficie de Marte y luego tocará la superfice del planeta. Durante el aterrizaje, previsto para las 14.42 GMT, el ingenio sacará 15 fotografías en blanco y negro para fijar su trayectoria y luego enviará toda la información obtenida a la Tierra.

Otro módulo que forma parte de la nave, el Trace Gas Orbiter (TGO), seguirá obteniendo información sobre la atmósfera de Marte en su órbita estudiando, en particular, la presencia del gas metano en la superficie del planeta.

Marc McCaughrean, asesor científico superior de la ESA, subrayó en una entrevista con RT que las condiciones actuales son muy favorables para estos estudios gracias a la temporada de las tormentas de polvo en el planeta rojo. "Así se podrá examinar mejor la atmósfera de Marte", aseguró el experto, añadiendo que, tal vez en 20 ó 30 años, tripulaciones podrán aterrizar en la superficie del planeta rojo.