EL AUTOR DEL ATENTADO EN BARCELONA ES UNO DE LOS CINCO MUERTOS EN CAMBRILS

Hubo 300 despidos en las represas Kirchner y Cepernic, con la obra parada

En diciembre pasado, la Corte provincial suspendió la obra civil hasta que concluya el estudio de impacto ambiental. Estos despidos se suman a los de otras construcciones que prometió el kirchnerismo y que presentaron irregularidades.
Lunes 9 de enero de 2017

 Represas Cepernic y Kirchner - Represas Patagónicas

Unos 300 trabajadores de las represas recibieron los telegramas de la UTE Represas Patagónicas, a cargo de la obra, durante la jornada del sábado. Fue luego de que a muchos de ellos, estando de vacaciones, se los hiciera volver a Piedra Buena, localidad donde se habían comenzado a realizar los trabajos preliminares, antes que la Corte Suprema suspendiera la actividad por varias denuncias y amparos de los ambientalistas.

 

“En represas recibieron 300 telegramas de despido”, relataron fuentes ligadas al sector de las represas, indicando que las personas afectadas son “de UOCRA, empresas tercerizadas, jornaleros y mensuales”. “Gente que estaba de vacaciones los hicieron venir ayer, llegaron hoy, los llevaron hasta las represas les dieron el telegrama de despidos y los mandaron de vuelta a Piedra Buena”, aseguraron.

 

La construcción podrá iniciar una vez finalizado el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) a cargo de la cartera de Sergio Bergman. El proyecto quedó ahora con 530 empleados y sólo a medida que se retomen los trabajos se irá reincorporando personal, tal como lo asegura Clarín en un informe.

 

Se sabe que esta obra de 4.700 millones de dólares quedó suspendida recientemente (más precisamente en diciembre) por la Corte Suprema de Justicia (con el voto de sus cinco integrantes), tras el pedido de la Asociación de Abogados Ambientalistas que solicito que se suspenda el proyecto hasta que se concluya el EIA (evaluación de impacto ambiental, con audiencia prevista en la Ley 23.879) y se den certezas de que no habrá un impacto negativo en el ecosistema regional, en particular en Lago Argentino, los glaciares Perito Moreno, Spegazzini y Upsala y el Parque Nacional Los Glaciares.

 

Sin embargo, la decisión de la Corte exime las tareas en las villas donde en un futuro se instalarán los 5.000 trabajadores que se contratarán durante los cinco años que demande la construcción de las represas “Néstor Kirchner” y “Jorge Cepernic”.

 

Electroingeniería decidió realizar una readecuación de los planes de trabajo con la posibilidad de retomar los trabajos auxiliares en las villas. Pero ante la decisión de la Corte, decidieron reducir el personal contratado. La firma desde diciembre de 2015 tenía un plan de trabajo que contemplaba empleados para las obras temporarias y un grupo para las obras permanentes (las represas propiamente dicho).

Represas Cepernic y Kirchner - Represas Patagónicas 

Según se detalla, la obra es compleja en todos sus aspectos, por el proyecto en sí mismo. También porque estuvo rodeada de denuncias y sospechas de irregularidades, algo que busca evitar el actual Gobierno. Desde Casa Rosada le aseguraron a Clarín que "si el EIA no habilita la obra no se iniciará, esto se acordó desde un comienzo, se modificó el proyecto original porque debían hacerse cambios para garantizar que sea viable".

 

Mauricio Macri, meses después y cambiando varios aspectos técnicos y colocando como condición el EIA, autorizó la realización de la obra que Cristina Kirchner licitó dos veces. El año pasado hubo al menos dos promesas de relanzamiento de la obra, incluso se firmaron algunos convenios con el Gobierno de Santa Cruz. Pero la obra se realizará cuando finalice el estudio de impacto ambiental en manos del ministro Bergman. Se dice que el EIA no concluirá antes de mitad de año.

 

Con este escenario, fuentes aseguraron al medio que la UTE se encontraba “con la misma dotación de empleados a la espera del arranque, tras la sentencia de la corte y con los tiempos que se estiran se decidió quedar dimensionados para las tareas permitidas más la ampliación de estudios ambientales”.

 

En este panorama, de 850 contratados que había a la fecha, se despidieron 300 con la promesa de ir reincorporado personal de acuerdo a la curva de trabajos que se vayan realizando. Pero se sabe que la obra, que sigue parada sin fecha de inicio, ya se torna compleja financieramente hablando.

 

La Corte sólo autorizó trabajos vinculados a los estudios ambientales complementarios: estudios geotécnicos, villas temporarias, caminos, traslados de equipos. Fuentes oficiales dicen que son “trabajos que irán tomando ritmo de forma paulatina”.

 

¿De dónde provenían los 300 trabajadores despedidos? De diferentes provincias, no sólo de Santa Cruz pero el escenario preocupa en la Provincia que atraviesa serias dificultades financieras. Allí, sólo se encuentran profesionales desde noviembre trabajando en los estudios complementarios ambientales.

 

Con estos nuevos plazos, las represas que debían comenzar a generar más de 1.700 Mw en el 2020, se estima que recién podrán estar en marcha para 2022.

 

Se sabe, además, que la obra sufrirá algunas modificaciones: de los 1.760 MW que iba a generar originalmente según la licitación del gobierno de Cristina Kirchner, se pasarán a 1.290 MW de potencia. Se reduce así la cantidad de turbinas de cada represa: la Néstor Kirchner tendrá cinco en vez de seis turbinas, y la Jorge Cepernic se reducirá de cinco a tres.