Una mujer y su hija estuvieron secuestradas durante 1 año en su casa de Córdoba

El victimario había sido denunciado por su mujer por violencia de género y está detenido.
Martes 10 de enero de 2017

Una mujer y su hija secuestradas en Córdoba

 

Una mujer con licencia psiquiátrica víctima de violencia de género y su hija de 8 años fueron rescatadas de una vivienda en la capital de Córdoba, donde permanecían secuestradas desde marzo, y la policía detuvo al marido e incautó cinco armas de fuego del domicilio.


El hecho, reportado hoy, se registró ayer en una casa ubicada en Luis de Azpeitía al 1600, del barrio Alto Alberdi, donde la policía llegó tras una llamada realizada por una vecina a raíz de gritos en pedido de auxilio provenientes de la vivienda.


Los efectivos, al llegar a la vivienda, fueron atendidos por un hombre de 64 años, de profesión abogado, quien dijo que no había ningún problema en el domicilio, a pesar de que se escuchaban gritos de pedido de auxilio desde el interior. 

La policía ingresó a la casa y encontró a una mujer de 48 años junto a su hija de 8, encerradas en una de las habitaciones.


La fuerza manifestó que la mujer estaba semidesnuda, en muy mal estado físico, con moretones y deficiencias de alimentación.


El hombre fue detenido y la mujer dijo que se encontraba secuestrada desde marzo en la vivienda, donde era víctima de golpes de parte de su esposo.


Los efectivos que participaron del rescate informaron que en la casa se encontraron restos de comida y basura en todas las dependencias.


La fuerza secuestró cinco armas de fuego que halló en la vivienda.


"Un revólver 38 Smith & Wesson sin numeración, un revólver 32 largo Doberman, una pistola Bersa 22 largo, una pistola Pietro Beretta calibre 22, una pistola Bersa calibre 22 corto, numeración 5737, un aire comprimido y tres cortaplumas", precisó la fuerza sobre las armas encontradas.


En ese sentido, dijo que las armas no tenían documentación y afirmó que el hombre no tenía permiso legal para su tenencia.


El hombre, en tanto, quedó detenido por los cargos de tenencia ilegal de armas, violencia de género y privación ilegítima de la libertad.


La mujer, reportó la policía, es empleada del Poder Judicial y desde marzo tenía licencia psiquiátrica, por lo que en su ámbito laboral no sospecharon sobre su ausencia.


La niña hacía tres meses había dejado de concurrir a la escuela a raíz de amenazas del hombre, que no es su padre, ya que es hija de un matrimonio anterior de la mujer.


La Fiscalía de Violencia Familiar investigaba si el hombre tenía denuncias previas por violencia de género.